El agua permanente del vampiro.













































Yo, tú, ti, para mí. El Tío Ismi

¿Y qué se mueve más, el agitado lector o las inquietantes y coloridas proyecciones? Cualquier día os lo preguntarán cuando vayáis a repetir por lo del DNI.
El tebeo, buen consumible donde los halla, en forma y color, tesoro predilecto del coleccionismo y el mejor de los yunques
contra el que las adversidades infantiles habrán de morir, nos trastorna en un Dios sin Dios. ¿Qué fue primero Jack Kirby o Stan Lee? ¿Mayas o leotardos? ¿Las quimeras de la razón o la ración de monstruos? Estas respuestas le fueron planteadas todas a Isolda en el estrecho de Helesponto ante el tebeo de oro cuando Jason marchaba en pos de la mística de los perfectos destrozos por el Rastro de Madrid o la calle de la Luna. Algunas asombrarán por su visceral trivialidad, mientras que otras (casi peores) se dedican a ocupar huecos entre el lector y su materia fungible del tebeo; espacios que reflexionan aparte del mundo entre lo ilusorio y lo real, entre páginas y momentos en que la abigarrada simpleza de un registro íntimo tan vago como indescifrable se aparece clara y natural. A veces ocurre, quintas dimensiones, espacios cero del pensamiento, hombres topo... Las revistas del gremio paRRapsicológico bullen de ejemplos y ejemplares de hombres que podrían decir "Yo vi un día" tal como cuentan que el sabio Matacrotos Nazancienos solía comenzar sus peroratas antiruysbrokenses. Personas especiales que pueden servirnos en toda su actualidad como guías en cuestiones complejas sobre historietas, gentes tan desasidas de sí mismas que puedan decir "Yo vi un día a un vampiro pasar por delante de la colección del supergrupo canadiense Alpha Flight. No era más que uno al que sus compañeros habían enterrado prematuramente." Como a tantos otros, por cierto.

BIENVENIDOS: ¿Quién no ha oído hablar del pueblo de Barrow en Alaska y sus 30 Días de noche? El querido Tío Ismi va a contaros otra historia mucho más vieja que seguro os encantará ¡Hehehe!
Acechanza Editorial presenta: La historia de los heréticos superhéroes canadienses Alpha Fligh. Cap. 26


El parto de Ave nevada: nec etiam creatum fuit.
Aquí reunidas para bendecir un nacimiento feroz, portadas para la muerte de un recién nacido. La cole de Alpha Flight de venta directa allí en los USA que aquí fue traspapelada bajo bimestrales formas de a 64 páginas junto al Hulk que fue la Masa por cornudos sentinelas del infierno editorial español. Una historia difícil de las que apenas se mencionan de pasada en mejores lugares que este, Bill Mantlo defendiendo el fortín a la vez que pone en fuga el buen montón de argumentos y aventuras que John Byrne había comenzado a contarnos. Mirad bien las portadas, contad los números USAdos porque solo esos cinco cargaron con la trama de Namor y su amante Marina, la enfermedad de Estrella del Norte, la vuelta a la Tierra de Walter Langkowsky, el regreso de Sasquatch, el diminuto Listo Alec, y la reconciliación legendaria de Ave Nevada con los dioses padres de las tierras del Canada.

Todo es nieve. Los orígenes son blancos o negros. Se dice que sin tiempo para la distinción llega la carne.
Así como nos fue presentada se irá Narya, nieta de Hodiak, hija de la diosa Nelvana y el mortal Richard Easton, a la que condujo a través de este mundo de
apariencias Michael Twoyoungmen, Shaman, el indio de los Sarsi miembro de Alpha Flight entregado como ella a la defensa de la tierra de los cantos. La blanca, la cazadora atrás de una presa como la descubrieron Heather McNeill y su marido James Hudson.


La seguridad que encerraba regresar a los comienzos fue molino de oración para Bill Mantlo, lo demostró ampliamente con Bruce Banner, incluso, con Rom el Caballero del espacio, a quien, por ser una creación propia, más hizo hablar su secreto, retomar su camino y sacrificarse ante omnipotencias celestes. Ave Nevada no fue diferente a un caballero o a un animal. Entre la pureza y la corrupción de lo salvaje, esa prenda de la autoctonía y los poderes que le permitían asumir la forma imputrescible de las especies del ártico canadiense, como la apariencia de cualquier mujer (¡nunca la de un hombre!), esta caza llama al reordenamiento del mundo, el fin del placer y la plenitud del sentimiento de ser una con la tierra por la simple imposibilidad de ingerir la carne de su presa. Una necesidad natural cuya negación pone de relieve su carácter de prohibición, y que trasladado a la biografía de Narya nos habla de una perdida inmediatamente resumida en las desgracias pasadas y futuras de su unión con el humano Doug Thompson. Pronto recordamos como la figuración de Byrne jugaba a divertirnos revolviendo los tópicos morales que reunían a los viejos superhéroes en sus identidades ocultas como agentes de la ley junto a secretarias y otras femeninas profesiones. Al hacer de Narya una bibliotecaria de la Policía Montada en Yellowknife esta asumía de manera supletoria lo heroico y lo viril quedando fuera del ámbito del lance aventurero su amante, un simple miembro de la Policía montada al que debíamos imaginar preocupado por el regreso de su querida esposa a los cuarteles de invierno. Estos traspasos aún no eran usuales a principios de los ochenta del pasado siglo -el siglo del postic, por si nos lee alguién en o desde el futuro: ¡Un saludo para Jordi Hurtado!- pero tampoco es que constituyesen el mayor de los adornos de todas las barrabasadas superheroicas, en los postres, no dejó de ser un apunte de un apunte de otro apunte mayor en el extenso e inteligente listado de ideas para la génesis de los Alpha. Una cruz más en los papeles de Mantlo.

"El esquema mítico es el mismo: nada puede crearse sino por inmolación, por
sacrificio"
Mircea Eliade

Ya no cabe plantear la seria pregunta de si Bill Mantlo era un guionista asesino, o si su obrar desvalorizaba el trabajo de su predecesor. Una vez más, los niños articulan el relato mantliano y hablan por nosotros:
Narya irrumpe en la mansión de Alpha Flight arrastrando un embarazo de ocho meses tras dos semanas de matrimonio. Dejando a un lado toda consideración ADLOiana por la que podríamos confeccionar un divertidísimo y paralelo Marvel Saga [Marvel Saga: extraño aborto de colección que a base de remiendos pero más por efecto de la condensación de dibujos y textos pretendía resumir los inicios del comicbooqueado Marvel. Precursor viejuno de subproductos como La Enciclopedia Marvel o Spiderman. La Guía definitiva y otros matabiblias de igual tamaño y espesor.], pareciera que nuestro guionista de la polaridad no temía ser juzgado y se atrevió a presentar la situación tal y cual era, como una infracción sexual que repetía el del nacimiento de la propia Ave Nevada: le doy al robo, hostio y pego a modo de parche un fragmento de su ficha en la Enciclopia Marvel "usaron a un hombre llamado Richard Easton, participante en una expedición arqueológica en Resolute Bay, al norte del Círculo Pòlar Artico. Mientras estaba en la expedición, Easton encontró una diadema enterrada largo tiempo, esa noche, sintió el impulso de ponérsela, y así lo hizo, entonces, ante él aparecieron tres dioses, Nelvana, la diosa de la luz, Somon el artífice y Hodiak, padre de la primera. Nelvana le dijo a Easton que le necesitaba para aparearse con él, pero Easton lo rechazó, asqueado del aspecto envejecido de Nelvana, por ello, Somon utilizó sus poderes para que Easton viera a Nelvana como una joven de gran atractivo, abrumado por la belleza de la ilusión del artífice, Easton aceptó, y fue trasladado al reino de los Dioses junto con Nilvana, con la que se apareó, después fue devuelto a la Tierra. Lo que él creía que había sido solo una noche, había sido en realidad nueve años, al ser consciente de lo que había pasado, Easton enloqueció. Un año más tarde del apareamiento, Michael Twoyoungmen, Shamán, fue atraído por una fuerte energía proveniente de un área cercana a Resolute Bay. Previamente, Shaman había sido advertido mediante sueños del embarazo de Nelvana, y que se le necesitaba para actuar de comadrona, en el parto. Shaman realizó un hechizo, que abrió un portal desde el reino de los Diones a la Tierra, y Nelvana apareció ante él, el nacimiento fue de naturaleza mística, muy distinto de un nacimiento humano: frente a Shaman, apareció un embrión sin forma definida, un metamorfo, rápidamente, Shaman lanzó un hechizo para ligar al embrión a la Tierra, sino no hubiera podido adquirir forma humana, el resultado, fue una niña humana que aparentaba un año de edad, era Ave Nevada." Vistas las similitudes y a revueltas con la repetición, no han de pasarnos por alto elementos cruciales, no ya la imposibilidad de ingesta de la presa sino la elección de una divinidad plural, la liebre, como objeto de la acción venatoria fracasada que nos avisan de las funestas consecuencias del próximo alumbramiento. La luna, ¡siempre la luna! Ya no estaría mal poder ver un guión de Bill Mantlo, los supongo a la manera stanliniana pero quizás más precisos en la elección de las figuras en juego.
A fin de comprender lo que debe hacer, un Shaman disminuido en sus poderes que ahora tan solo es capaz de solicitar la ayuda de los espíritus sagrados, al contrario de su hija Talisman, por favor, que nadie espere que resuma los motivos de esta situación (no hay monedas en mi hucha para referir tantos hechos y, como se demostrará, el nuevo Alpha Flight que se está gestando ni necesita de estas explicaciones), se verá obligado a buscar la ayuda del Doctor Extraño después de que los Dioses Padres de Narya se nieguen a intervenir en su favor.
No es sin esfuerzo que los dos hechiceros encuentran el centro sagrado donde debe dar a luz Ave Nevada a fin de que las energías mágicas sin forma que constituyen el nuevo hijo puedan ser encauzadas en un modo en que este transite desde su natural movilidad inconstante hasta nuestro mundo. Sin embargo, los símbolos funestos, l
a infracción sexual, la prohibición de la caza para la embarazada y la debilidad de la parturienta, hacen preveer más allá de lo posible que la elección de ese espacio de poder no sea fortuita. Hay dientes que tienen vida. Que sienten la vida bajo la tierra helada.


TOO LONG HAVE I LAIN IN THE ICY EMBRACE OF THE EARTH! SOON, SOON SHALL DEATH RELEASE ME... AND PESTILENCE LIVE AGAIN!
El 25 de abril de 1848 el diario de abordo del Capitán Francis Crozier entregaba al frío el cascarón de las dos naves Erebus y Terror, presas para siempre de los hielos en su fracasado intento de atravesar el Ártico por el paso del Noroeste uniendo el océano Atlántico y el Pacífico. La expedición de Sir John Franklin había acabado, era el turno para Crozier y el resto de los supervivientes.



Fue Talisman la que los guió hasta el centro de los hielos, la que se ofreció a asistir el parto de Ave Nevada. Pero no de la manera que los Alphas, ni ella misma, esperaban. En el seno de este Oriente han encontrado un embrión de penurias deleitándose bajo las verdes entrañas, esperando desde hace más de un siglo.




Hace 138 años que este ser más áspero que la muerte se ha conservado a sí mismo frente al tiempo y la decadencia gracias al elixir de plomo que guardó solo para él mientras su tripulación moría. No es su cuerpo un espíritu, sino un tejido putrefacto y aún carnoso de agua estancada capaz de recibir al torbellino elemental de fuegos del caos y contenerlos. Estas energías increadas, herencia de inmortales, hacen del hijo no nato de Ave Nevada una esfera oscura sin cumplida forma que ni pueda quizás tomar por siempre los contornos inalterables de un ser humano. Esto son, solo dos embriones compartiendo un mismo nacimiento, encontrándose el uno en el otro, el primero de ellos en su estado inicial, como un niño, y el segundo como permanente ennegrecimiento de las aguas. En su fin pero retenidas y anhelantes por volver a correr aunque sea solo en un modo cruel y completamente opuesto a la vida.
Ya surge como un río el recién nacido entre las piernas de su madre en un dolor compartido con una suerte de felicidad espantosa por el infeccioso vampiro. La Madre Tierra no ha estado con Narya, y la aceleración del ciclo mítico reproductor no ha concluído como debiera. Esta condena en la que se repite mediante las figuras de un niño y un monstruo la aparición de la vida tendrá resultados nefastos ya que los dioses han abandonado a su hija y la primera materia de estos monarcas severos no puede más que corromperse en el mundo mortal. Pero Talisman tampoco va a conseguir lo que buscaba allí. La energía preciosa de este niño primordial que ella ha impedido que estallase en mil partidas llamas para vengarse de su padre Shaman ha encendido a las serpientes de mercurio. Hoy vuelve a nacer la muerte. Los encharcados pulmones del vampiro de los hielos se llenan de aire y su amargado corazón va ganando fuerza grieta a grieta transmutándose en el niño que los padres temían ver nacer en este, ahora lo descubren viendo como traspasan hacia la otra cara de la tierra los cuatro ventrículos vermiformes del chupasangre alrededor del círculo de piedras, esteril reino de podredumbre.
El suelo burbujea negro bajo los pies de Estrella del Norte. Y Aurora queda recubierta por millones de gusanos rosados paralizada por el horror, de manera que no ve caer a Box detenido por la invasión del oxido ni a Vindicador absorvida por una nube de moscas. Aberraciones que delatan la oscuridad, la profundidad del mal surgido del seno de la tierra que les ataca. Invisible, oculto, que revela al lector la calidad inconsciente de una historia que bien podríamos considerar la Zona cero de la serie del supergrupo canadiense, ya que vuelve la duración de este tiempo fatal del alumbramiento contra el espacio ocupado por personajes y situaciones creadas por otro autor. Zona cero. Centro mundo. Números americanos treinta y seis y treinta y siete, tres más seis, tres y siete: nueve y diez. Crisis, totalidad y abandono, zona cero a partir de la cual Mantlo hace salir a su grupo purificado. Algunos encontrarán la redención, otros volverán buscando la luz.
¿Qué está ocurriendo con Puck? Los hielos se abren, Eugene Jud desaparece bajo el agua.
Talisman cree estar humillando a su padre, quien ha quedado arrodillado sobre la nieve enevejecido e incapaz de ponerse en pie, pero...


























Lo parecido y lo parecido se encuentran. La narración encadenada de redoblamientos se divisa infinita, del alumbramiento doble del no nato y el no muerto llegamos a la salida de las profundiades con Puck tomando de los talones a Podredumbre e hundiéndolo en las aguas. Son dos reyes que en su interior guardan un espíritu (revisesé la ficha del enano mágico en la Enciclopedia Marvel para conocer los antecedentes).
El ritual de renovación ideado por Mantlo se completa con la llegada de las Grandes bestias, Kariooq el Corruptor, Tundra, Ranak el devorador, Tolamaq la bestia de fuego, Kolomaq, y Somon el informe, que nos devuelven a la etapa primera del grupo. Y la posesión del poder de Talisman por parte de Michael Twoyoungmen a cambio de reintegrar la humanidad a su hija Elizabeth, al ceñirse él esta vez la diadema, muestran esta proyección total del conjunto de las acciones hacia el período inicial del supergrupo perteneciente a John Byrne. Todas las repeticiones, toda esta liturgia así planteada tiene como fin librarse de la etapa del desarrollo de Alpha Flight por la que tantísimas veces, en una replica pasada por bandas magnéticas copiada por animalillos amaestrados en un discurso mecánico ideado para pronunciarse clonándose a sí mismo, pero no para imaginar, hemos tenido que soportar menudeos de opinión contrarios e insultantes para el guionista quienes sí supimos disfrutar con Bill Mantlo al timón de la nave.
Esta fijación en el tiempo que llamamos vampiro luchará hasta el final. Podredumbre logra huir estrechándose al seno martenal de una gruta ciclónica tras girar sobre sí mismo a gran velocidad horadando la tierra hasta hundirse. Los aspectos sexuales quedan evidenciados graficamente aquí. Por desgracia el episodio que debía ser la culminación de esta aventura tenebrosa de renovación arruina el admirable ejercicio terrorífico de Mantlo, David Ross y Gerry Talaoc, al entrar en juego Whilce Portaccio, o por alguna otra circunstancia que nunca llegaron a comentar en el Correo de los lectores en su edición española. Recomiendo que si alguien está pensando en leer los números relacionados con este especial, y nunca antes visto, vampiro de los hielos no debe preocuparse demasiado por el desenlace de esta trama; conseguir o no el número 40 Forum no le supondra más que un disgusto, pues, si bien la representación simbólica continúa siendo ejemplar, la parte gráfica roza lo deleznable.
























































[El editor lamenta este paréntesis]

Recuerdo que a fin de salvar al blog de una implosión por sobrecarga de texto (y a mí de la locura) estoy dejando de lado argumentos de menor importancia que se resuelven paralelamente en estos mismo números. Y otros que se presentan a su vez como novedades a esta altura de la serie. No teman, en los próximos veinte años encontraremos tiempo para todos ellos, mientras nos sigan respondiendo con un pago mensual como el que nos brindan nuestros amados lectores del quinto infierno cenobita. Por cuanto les entretenemos no nos hacen daño, y son gentes entendidas en laberintos. Aunque si nos echases una mano... La verdad es que yo podría parar a comer algo sin temor a quedar colgado por garfios de los pezoncillos. Algunos de nuestros miembros fundadores han desaparecido, y hace meses que no les vemos, a mi lado tengo unos jirones de carne que me resultan conocidos. Aquí pone "AMOR DE MADRE"

[Nuestro redactor ha recuperado el riego cerebral. Sigue igual de idiota que siempre, y esto el Editor no lo lamenta en absoluto.]



En 1989 con el número 40 celebraban el Feliz Año Nuevo en Forum obligando a
Carlos Pacheco a dibujarse a todos los correeros -los que contestaban cartas de los lectores y, es una mera hipótesis, se escribían a sí mismos otras muchas más para rellenar cajones, figoríficos y papeleras-. No quiero pensar qué fue de aquel original.
Aparte de eso, amigos, se presenta Plaga. Título que supone la última aparición del más genial vampiro infeccioso que he tenido el placer leer, además, con un fondo histórico sobre el que me he propuesto encontrar un par de buenos enlaces para linquear en el final de esta entrada.


"¡Oíd nuestra llamada Alpha Flight! ¡Ayudad a nuestro hijo!"


Los Alphas llegan al pueblo minero de Sepulcro guiados por los espíritus enviados por Shaman en su búsqueda del hijo de Narya. Allí encontramos a las ratas, los poderes pestíferos de Podredumbre han dejado un rastro de cientos de muertos. Incluso el marido de Ave Nevada perece víctima de la enfermedad poco después de contar a Heather cómo llegó hasta allí.
En su descenso a la mina se separarán esperando encontrarse con Shaman y Narya. Por su parte, Podredumbre tendrá tiempo de atacarlos uno por uno demostrando de nuevo su poder sobre la muerte cuando intente engañar a Vindicador, como ya hizo en su primera batalla al utilizar las esperanzas y miedos de la líder de Alpha Flight mediante representaciones fantasmales. Como cualquier buen vampiro, nuestro señor de las cavernas obstétricas apela siempre al corazón.

Con los miembros del equipo desperdigados en el laberinto de grutas, Mantlo no pierde ocasión para dar muestra de sus flaquezas y sus virtudes; Puck será preso de un derrumbe en un paralelo a su maldición como contenedor del demonio Razer, pero también de una pasión amorosa postergada; Estrella y su hermana se ven separados quedando Aurora a merced de sus demonios perdida en la oscuridad, aunque va a ser su hermano quien obtenga tangencialmente un protagonismo especial que ya tratamos en un post anterior. Cuando todos lleguen a la gruta central de la mina asistiremos a una nueva operación microcósmica en la que (no cuento el cómo) la esmeralda corrupta revela su miedo a que el alma del niño pueda superar su poder y reinvertir el proceso por el que corrompió su energía.
La solución de Mantlo lejos de ser polémica no hacía más que seguir el esquema mítico de la salida y la reentrada a la vida intrauterina utilizando una caverna. Fielmente, el guionista de la polaridad supo utilizar la naturaleza de los poderes de Ave Nevada como heroína de la autoctonía mágica que la liga al suelo canadiense en su calidad de representante de la Gran Madre. Pero cuya crisis opera el proceso de confusión y aceleración de su embarazo y el insuficiente desarrollo del infante por el incumplimiento de parte de sus deberes divinos. De ahí que perdida la garantía del espacio que supone el contacto íntimo con la tierra y la realeza celeste fuese Talisman, la diadema de Talisman, el objeto con el que se suple en el ciclo de este relato mítico a las fuerzas naturales en juego que lograrían volver a actuar en el tiempo sustituyéndolo mediante el sacrificio y el intercambio de la energía de vida del no nato (ser increado) y la energía de muerte del vampiro. Por otro lado, así se cubre en un mismo movimiento el simbolismo supletorio de la masculinización que había alejado a Elizabeth de su padre.
Y nuestro vampiro no termina aquí. Después del desenlace que una tradición de lectores sin nervio han fundamentado como 'polémico' en base a opiniones acordadas en el acostumbramiento a reflejos de la realidad transmitida por los reality shows y las bandas informativas más toscas pero eficaces, regresará en un último combate tras el cual resulta exiliado en los mundos de la antigua bolsa mágica de Shaman. Desde lo cual no ha vuelto a saberse nada de él, o, por lo menos, soy yo el que no volvió a verlo.
Esta es la Zona cero, el
comienzo del fin para el viejo grupo. Hubo otras sorpresas en este número, tiempo para más polémicas absurdas a cuenta de un zapato y una cucaracha que desde luego pensamos retomar en próximas entregas del que es el mejor serial bloguero de la blogósfera de la cosa del tebeo.

Un PDF []--> El paso del Noroeste

El Terror []--> 1 2








Nueva entrega, nuevos problemas para vuestro correero correoso preferido. Como comprobaréis este mes hemos incluído un posterer del talavereño Marlon Carlos, un joven dibujante que apunta maneras. Después de juntar estas cuatro letras con que gastar algo de espacio paso a responder algunas de las pregunta, dudas, felicitaciones y solicitudes de empleo que nos enviáis.

Paco Martínez Soria (Soria, evidentemente): Se muestra muy preocupado por el buen nivel de los dibujantes de esta serie, por si ello pudiera redundar en una subida del precio de esta publicación. Y no tiene razón, aunque la verdad es que no le falta... Nunca lo habíamos visto así. Pasaré tus consideraciones al respecto a nuestro director y el decidirá.
Pijama Nocturno (Atapuerca): Nos felicita por incluir nuevas secciones de opinión y en especial por el artículo publicado en el segundo número de Tiritón y la Coruja Escarlata de nuestro opinador oficial Ismamelón Perlas Preciado. Dalo por hecho.
También nos ha enviado un simpático video sacado al youtube donde un señor muy majo nos enseña a contar tebeos como hacían en Barrio Sesamo (¡atención al minuto 03:20). En cuanto a tu dibujo, lo mismo que hemos avisado otras veces, no podemos reproducir grabados en piedra y tampoco devolvemos los originales. Es por ello que siempre os pedimos que nos mandéis vuestros dibujos rotocopiados en moldes de escayola o arcilla. Lo siento.














Y esto es todo hasta hoy, recordaros que en el próximo número por fin publicaremos la lista de lectores que recibirán una paliza a manos de nuestra secretaria de dirección por criticar nuestras revistas. ¡No haber escrito, coñe!
Gatumaurricos saludos

SpaceKnight 2

Durante estos días se está celebrando la segunda edición de SpaceKnight, una subasta benéfica para recaudar fondos destinados al cuidado de Bill Mantlo.

En el blog spaceknight 2 podeis ver todas las obras que entran a concurso y en ebay podeis pujar por ellas.



Además en nuestro nuevo grupo de Facebook de Admiradores de Bill Mantlo iremos colgando links directos a las subastas de ebay para llevaros a la puerta de vuestros ordenadores la opción de colaborar.


Aprovechamos la ocasión para desearos a todos unas Felices Fiestas. Que todos podais disfrutar de ese tiempo de paz que tanto le gusta a nuestro Admirado William Timothy Mantlo.

¡¡FELICES FIESTAS A TODOS!!

Varias notas, reseñas y un video del Gorgon del Canada.



Andaba dando el fresco al blog con alguna etiqueta de más, que he llamado Lecturas paradisíacas, cuando al ir a apretar un video robado al youtube comprobé que estaba desaparecido. La suerte me ha llevado hasta un sustito incluso mucho mejor que el de mi anterior robo por el tubo, ya que el creador y comentarista de este video es bien conocido en los ambientes comiqueros de su país debido a su faceta como doblador original de Gorgon, el tipo con pezuñas de la Familia Real inhumana en la cosa de la Marvel Tierra; responde al nombre de Petros y regenta un agradable canal que podéis visitar [link]--> Ghetto Gypsy
No desaprovecho la ocasión para buscar reseñas sobre las últimas reediciones de materiales mantlianos, aunque solo me ha dado tiempo para encontrar el 7 que le han otorgado a esta miniserie La Visión y la Bruja Escarlata en []--> www.nuestroscomics.com . También esta otra -como caigo poco por la internet ya debe pareceros algo pasada de fecha, pero si alguno por ahí ha escrito o leído otra solo tiene que tirar un aviso, un puñetazo en la remesa o lo que sea- de []--> Zona Negativa . Que viene con una camioneta de comentarios de los que podemos hacer refrito por la vía del hostio y pego, tan legendario y habitual, del que hemos hecho un santo en esta casa de raros, suelto fragmentado al señor Konshu:

"Sin ir más lejos, su Hulk es una maravilla y me extraña que no se le suela mencionar como una de las mejores etapas del personaje. La etapa de Peter David es genial, pero huye de los tópicos sobre el personaje; la de Mantlo, sin traicionar la esencia básica de Hulk, dio grandes historias y definió al Hulk moderno de años venideros (David lo reconoce como su mayor influencia).
Para mí su otro gran trabajo es ROM. Una de las grandes obras marvel que no veremos reimpresa por cuestiones de derechos. Y en el mismo caso (pero aún más enrevesado el asunto legal) están los Micronautas, otra gran serie.
Incluso su Alpha Flight, bastante mal considerado por ir tras el de “Dios” Byrne y romper con todo lo anterior, me parece una serie de lo más divertida. Aquí creo que Mantlo jugaba con el lector al no tenerle mucho respeto a los personajes, pero esa sí que era una serie en la que podía sucerde cualquier cosa mes a mes: muertes, resurrecciones, reversiones al mal, travestismo…"

El Bonus Fin de año ha salido de la chistera de Rafael Amat y su escenario para deseos y originales []--> ARTCOMICenventa



Y esto seguro que ya lo tenéis visto en vuestros dispensarios del tebeo y los muñequitos, chapas, inalámbricos, botijos, y etcéteras del merchandaising patrio. Javier Mesón reseñó en su blog El coleccionista de tebeos este nuevo tomo del franquiciado español que dentro de su colección Marvel Gold Panini ha titulado []--> Holocausto dentro de un átomo. Así me entero también de que lo peculiar del título no es otra cosa que un secreto homenaje entre adultos a las ediciones verticianas del año de la tana que tantísimo recuerdan los que hoy cargan con las lanas peludas de la madre Marvel por nuestras industrias españolas, porque de momento soy incapaz de encontrar los artículos que incluye esta edición en Marvelmanía (la web de los marvelmañosos). Y aún me ha dado tiempo a leer esta otra []--> Sobre comic .
Cuando más gente se escriba sobre este volumen de la edición en grueso gritad un poco.

Kreegah, Dangos... ¡Tarzan mantliano!




Después de que Bruce del 999 soltó la lista completa de tebeos mantlianos me pinté en la frente con eso que yo veía raro, historias de Tarzan escritas por Bill Mantlo. Ni yo ni mi alter ego el chico de la suerte eterna campeón del Santo Escaneto patrón de los roboescaneadores de historietas creíamos posible llegar a encontrar uno de los numeritos de la colección Tarzan Lord of the jungle que publicó la Marvel por el año 1979. Pero como solo el cielo riega, regala y moja, bastó con levantar a dos manos, entre este alterado y yo mismo, las cuatro montañas de roña y arrope comiquero que las tiendecillas coruñesas de la segunda vida ofertan casi a precio de un ecu (de los modernos euros): no huele a incienso precisamente, el ejemplar que véis del tercer anual americano de Tarzan trae de todos los virus posibles menos el coleccionista, es decir, la bolsita protectora contra esputos vivos y corrosiones medulares. Si llegamos a morir por esto... se nos cae el pelo o los ojos, recordad que si robamos lo hacemos por caridad. Para que leas un poquito, para ver que no se pierda una historia.
¡Consume luz y que ardan las tarifas eléctricas, la internet y lo que le cae!

Como no disponía de tiempo suficiente para escanear hasta el hueso he preferido dejar fuera la página informativa Bullpen Bulletins donde el Stan Lee avisaba de la próxima salida de una revista que pese a un forzoso cambio de nombre, de Odissey a Epic, "So, we´ve to come up with a new one. It´ll be the same pandemonius publication , the same magnificient magazine, the same supersensational collection of brain-blasting strips, dynamite illustration, and cataclysmic concepts!". Por lo mismo se han caído del cesto todas esas paginillas de publicidad que ahora tanto nos encantaría volver a admirar, aunque de todos modo podamos verlas en la web Tomorrow's Heroes:
Banana Talkies y Banana Compasses

Spiderman: El viaje en el tiempo

































































El prólogo de Raimon Fonseca en La Visión y la Bruja Escarlata me puso tras la pista de los nº del 41 al 44 de Marvel Team-Up Spiderman porque en él se hablaba de un supergrupo compuesto por el redes, Visi, la Bruja, Doom y Dragón Lunar (un pj muy desaprovechado por ser místico). Semejante agrupación bajo los guiones de Mantlo se convirtió en un impulso codicioso, en un must have que controlaba mi mente colonizada por EE.UU. La búsqueda de MTUS nº 14 al 16 Panini fue ardua. Una alegría comprobar que eran en grapa (aunque es trigrapa). Pero difícil encontrarlas. Sobre todo porque sólo quedan las horribles portadas alternativas -buscando grapa antigua queda muy claro lo que piensa el público especializado de semejante dislate estético- así que al final me he tenido que contentar con un ejemplar raído de la grapa nº 16 que haría las delicias de Ismael.
Junto a esos números he adquirido como "regalo" los nº 40, 45, 46 y 47 y el Marvel Two-In-One nº 17. El 40 es el final, presumo que 2º parte, de una historia. Es un número malísimo por culpa tanto de Mantlo como de Sal Buscema; una historia plana, convencional y pasada que rebela que Mantlo, a pesar de lo que pensemos, es humano. Por su parte, el nº 47 MTUS y el 17 MTIO componen un flojo díptico por su espíritu funcionarial. En ellos La Cosa y Spiderman se enfrentan al Basilisco, un villano de escasísimo éxito de público, en la enésima historia en la que los héroes se unen para acabar con un supervillano ebrio de poder y enfermo de ansias conquistadoras y destructivas. Nada interesante bajo el sol dibujado, con funcionalidad, por S. Buscema y, con grotesco dinamismo, por Ron Wilson. Los números 45 y 46 componen un díptico, que epiloga la historia del supergrupo antes mencionada, dos de las joyas más brillantes de la producción de Mantlo al ser dos grapas tan profundas, singulares y audaces como secas y directas.


"¡Ven, Bruja! ¡VEN! ¡La hora del juicio de tu alma se acerca!"
Los números MTUS 41-4 USA/14-5 en la edición de Panini forman una historia que llamaré la saga de Spiderman en Salem ya que no tiene título. El argumento es sencillo y extrañísimo. C. Mather, el cazador de brujas de Salem, viaja al futuro para capturar a La Bruja Escarlata y ejecutarla en su siglo, el XVII. Tiene éxito pero la Bruja consigue lanzar un hechizo que envía tras ella a los héroes necesarios para socorrerla: Spiderman, Visi y Dragón Lunar. Doom aparece porque todos los viajes temporales tienen lugar en su castillo y porque es brujo. Por eso huele que hay algo podrido en Dinamarca. Así, este informal supergrupo se enfrenta y vence siguiendo las reglas del género -primero son derrotados, luego capturados, después se liberan y, por último, triunfan- al Jinete Oscuro, el poderoso villano de origen demoníaco y primigenio que está detrás de todo esto, pues busca el poder de los superhéroes-brujos para poder convertirse en el amo de la eternidad, ya que el demente Mather es sólo un lacayo (¿a alguien más le recuerda esto al Alvin Maker de O. S. Card?). Una historia simple, funcional y con cierta agilidad porque los invitados al ir apareciendo individualmente en cada nueva grapa dinamizan una historia con un argumento simplón y formulaico y unos diálogos convencionales y rutinarios. Sólo destacan la capacidad de Mantlo para jugar y su buen conocimiento del Universo Marvel. Mantlo hace interesante esta saga acudiendo a Salem, una ambientación muy rancia y poco atractiva para un cómic Marvel pero que permite incluir un subtexto. Una historia lúgubre que Mantlo cuenta con detalle y bastante rigor. Sin duda porque es Historia [...] y en cuanto la olvidas te salta y te abofetea en la cara! Contada sin muchos tapujos, pues Sal Buscema, su dibujante, la trufa de viñetas donde se ve colgar los pies de los ahorcados, denuncia el fanatismo, la superstición y la ignorancia. Principalmente con Mather, un loco que ve el Bien en el Mal, pues sigue al Jinete Oscuro sin percartarse de su naturaleza demónica y, mientras toma a los superhéroes como demonios, piensa que Doom es el Ángel Vengador. Para dar más gravedad al asunto incluye el tema típico que supone que no se puede cambiar el pasado. Así, los superhéroes sabedores de lo acontecido en Salem tienen que asumir que esta vez no pueden hacer nada por la justicia y los inocentes. Lo que cuestiona su propia esencia suponiendo así, esta historia, una propuesta más adulta al presentar que la justicia tiene límites. Si bien es algo que parece preocupar sólo a Spiderman, pues los otros asumen su inhibición con fría madurez. Así, la saga de Spiderman en Salem termina con el redes echándose la mano a la cabeza y alejándose del horror en primer término de los inocentes colgados que no pudo salvar (si bien con sus compañeros salvó a la humanidad entera, tanto la del pasado como la del presente y el futuro, al derrotar al Jinete Oscuro).
Seguramente uno de los finales más agrios de los cómics Marvel. Este final trágico delata que Mantlo no estaba escribiendo una historia escapista ni quería hacer simple entretenimiento de usar y tirar a pesar de montarse una historia bastante mediocre. Un final que deja claro algo que él había sido incapaz de formular claramanente a lo largo de las cuatro grapas de la saga. Escribía para un público juvenil pero Mantlo, siguiendo su espíritu justiciero y su sensibilidad social, quería hacer pensar y aportar madurez a un género que sólo se concebía como aventuras de colorines para críos (como lo hacían Stan Lee y Jim Shooter, quien se montó unas Secret Wars). Esta tosca historia fue escrita en 1975, el año donde tocó fondo la crisis de EE.UU. de esa década, lo que explica, sin duda, la aspereza de la historia, muestra que el Bien no siempre triunfa y que a veces creyendo hacer el Bien sólo estamos siguiendo al Mal. Que los superhéroes no siempre vencen y que los inocentes a veces son tomados por culpables.
Como ya se ha avanzado, Sal Buscema es el dibujante que acompaña a Mantlo en esta saga. Su trabajo en ella tiene mucha responsabilidad en el mediocre resultado final. Su estilo pobre, rudo y funcional esta aquí exento de esa gracia presente en otros trabajos suyos. Además, su lamentable recreación del siglo XVII, su pobre diseño del villano y su estilo lleno de convenciones empeoran el conjunto de tal forma que su magistral narrativa apenas puede hacer algo en favor de la historia y del guión de Mantlo, el cual, parece ser, practicaba el método Marvel. Así pues, la saga de Spiderman en Salem es una historia fallida pero interesante, de modo que, por contraste, favorece a la siguiente historia.
"La Historia hizo que esta época pareciese una pesadilla... y que el hombre pronto olvidase sus sueños."

Me dirías, por favor, hacia dónde debo ir desde aquí? Eso depende mucho de a donde quieres ir, dijo el gato. No me importa mucho donde ir... dijo Alicia. Entonces no importa por donde vayas, dijo el gato. Lewis Carrol, Alicia en el País de las Maravillas.
En los números 45 y 46 de MTUS/15-6 de Panini Mantlo cuenta una historia magistral. En un alarde de ingenio, en vez de enviar a Spidey de vuelta a su tiempo, decide llevarlo hacía los futuros distópicos marvelitas alumbrados en los 70 (la década de los distopías por excelencia). Así, transporta al redes hasta el futuro de Killraven (2019) y hasta el de Deathlok (1990), el cual me ha interesado sobremanera.
Dos futuros distópicos muy cercanos para el lector de 1976 (fecha en la que se publicaron los guiones escritos por Mantlo durante el año anterior). Unas historias independientes pero ligadas no sólo por el viaje temporal sino también por los temas. Mantlo sigue agrio pues muestra contextos duros y violentos y las limitaciones de los superhéroes. ¿A qué se debe exactamente esa actitud? ¿Era sólo porque vivía una época aún más crítica para su país que la que este ha vivido hace poco? En fin, tras una transición demasiado larga para un cómic de 17 páginas donde Mantlo nos dice que el humor nunca nos separa de nuestros problemas pero hace que duelan menos y que el tiempo es simultáneo, en una oportuna y espectacular double splash aparecemos en el futuro de Killraven.


Luego de una pelea donde Killraven mata a sus enemigos en presencia del redes sin que este diga nada, llega la puesta al día de rigor. La cual provoca un bajón a Spidey, pues, al descubrir el sombrío futuro que le espera a la Tierra, cae en la cuenta de que lo que haga en el presente no evitará el triunfo marciano. Killraven sólo puede decir que no está seguro de que su presente sea el futuro de Spidey y que la vida no tiene sentido por su futuro sino por cómo se vive. El bajón es aprovechado por los malos para atacar a nuestros héroes por sorpresa con un gas que los enfrenta a sus peores pesadillas, algo que es resuelto con ingenio por Sal Buscema mediante una narración paralela que divide verticalmente en 2 las páginas. Naturalmente Spidey y Killraven vencen a las alucinaciones y, como descubrimos en una magistral pirueta, aunque luchábamos contra nosotros mismos... También podíamos luchar contra ellos! Nuestros héroes han derrotado a los villanos dormidos! Tras la breve conversación en la que ambos se animan, pasamos al episodio de Deathlok. El mejor de todos.
Esta última entrega de la saga temporal comienza con otra cita de la inmortal obra de Lewis Carrol pero esta vez sin prolegómenos. Deathlok y Spidey comparten la splash page inicial, aunque el primero ignora la presencia del segundo hasta que amenaza mortalmente a unos críos que acaban de aparecer. En seguida Spiderman se da cuenta de su error ya que esos chicos los atacan con tanta virulencia que no se piensa el golpearlos y nada le importa que su circunstancial aliado mate a uno de ellos.






















Tras esto se nos pone al corriente, aunque eso es algo que ya había empezado a hacer Mantlo por medio de las cajas de texto, de tal modo que sabemos antes que el propio Spidey que aquellos jóvenes son la versión marvelita de los vampiros de El último hombre de la Tierra (The Omega Man, B. Sagal 1971; el título original es la polla) para enterarnos después a la vez que hubo una guerra global y dejamos que Ryker se hicise lo bastante fuerte con sus malditos ordenadores como para dirigir el cotarro! Y le dejamos convertirnos a algunos de nosotros en monstruosos cíborgs! De nuevo le entra al redes el bajón preguntándose que habrá sido de él en 1990. Deathlok no lo sabe porque apenas tiene recuerdos (por lo visto este pj es una influencia para Robocop). Spidey empieza desear estar en un futuro alternativo cuando son de nuevo atacados. Lo que hace que el redes acabe por perder los nervios, pues el joven que llevaban como rehén es víctima colateral de la emboscada. Estamos en un futuro duro que incluso a mi me acongoja a pesar de llevar años leyendo el 'oscuro' Universo Marvel de Quesada-Bendis. Tras la nueva victoria, nuestros héroes vuelven a ser atacados por los jóvenes, uniformados para subrayar sus maneras zombi pero con un líder -algo chocante al habérsenos dicho que los jóvenes mutantes formaban seres colectivos-, que quizás represente como las masas son manipuladas por sus líderes, teniendo lugar la lucha final de la grapa. Los héroes vuelven a vencer, pero no por su mayor pericia y poder, sino porque los jóvenes actúan individualmente ignorando, por su hambre caníbal, a los demás. Estan tan desorganizados que no pueden esperar conseguir nada! Que es lo que hace que Ryker y los militares cambien a la gente, así como les permite gobernar y hacer lo que quieren e, incluso, convertir a la gente en monstruos! Spidey reprocha a Deathlok su dureza y este nos descubre que lucha por lo mismo que Killraven, por recuperar un pasado, el presente de Spidey, feliz. Su violencia ni es ciega ni egoísta como las de los jóvenes, con una edad similar a la de los lectores de la época. Lo que debió impactar en los fans adolescentes. Los héroes mataban chavales de su edad! Los 70, Marvel y Mantlo no se andaban con chiquitas. El redes le replica que aquellos son víctimas del sistema que los convierte en inhumanos y le aconseja enfadado (es la leche que Mantlo y Sal Buscema consigan que percibamos que el redes esta cabreado) que deje de pelear por los temas secundarios mientras los verdaderos problemas se sientan en lo alto y se ríen de todos! Si es el futuro de mi época, rezo para que no sea tarde para cambiarlo! y después se marcha, por fin, al presente olvidando, como los otros, el viaje como era habitual. Así termina esta apasionante y contundente grapa por breve, directa y seca y singular porque en Marvel hay pocas con tal grado de compromiso.
Que me aspen si aquí no hay algún tipo de activismo político. Paréceme que Mantlo, apela aquí a los jóvenes, siendo apenas mayor que ellos, para que se organicen y luchen contra un sistema egoísta, quizás buscando reconstruir un activismo transformador que se había deshinchado en la época Nixon tras años de durísimos enfrentamientos con los sectores conservadores estadounidenses. Probablemente haya que ver en los jóvenes zombis a los soldados de Vietnam y en la apelación del pasado dorado el recuerdo del Camelot de Kennedy. No sé. Sea como sea, los 70 fueron una época dura en EE.UU. por la crisis económica, la grave crisis institucional, la derrota de Vietnam (en 1975 los estadounidenses vieron como todos sus esfuerzos y sangre vertidos en Vientam no sirvieron) y la grave tensión social provocada por el choque de los liberales, los negros y la contracultura (bando al que, al menos por edad, pertenecía Mantlo) con el conservador ciudadano medio, blanco y maduro hasta entonces dominador de EE.UU., si bien convenientemente manipulado por las elites, como siempre. Tampoco hay que perder de vista que Mantlo aquí describe el tiempo como algo moldeable y anima a la acción. No hay que tener encuenta el pasado, Reconciliación, y actuando se puede conjurar cualquier futuro oscuro, Esperanza. Como en la anterior historia Mantlo no escribe para divertir y evadir sino para reflexionar y tratar temas adultos. Lo malo es que no supo equilibrar el entretenimiento con la gravedad. Estas historias tienen demasiada acción Marvel.
Si Sal Buscema estropeaba unos (flojos) guiones en la saga anterior, en esta los mejora, pues su estilo sencillo, seco y rudo es perfecto para dibujar un futuro distópico ya que la desolación encaja perfectamente con el funcional y pragmático trabajo de Sal Buscema. Así, al ser plasmados acertadamente el dramatismo y la aspereza de la historia de Mantlo y de los futuros distópicos estos dos episodios son redondos. Tan solo superficialmente funcionales y utilitarios, pues las reflexiones de Mantlo y el certero trabajo de Sal Buscema hacen de ellos unos números sobresalientes.
Es hora de que [...] tenga de una vez por todas ese duelo con Ryker! Afirmativo.


Así pues, este viaje temporal de Spidey escrito por Mantlo va de menos a más llegando a la magistralidad a pesar de no abandonar nunca la modestia y la mediocridad. Una obra singular, ambiciosa y con cargas de profundidad. Una buena muestra de las razones por las que el trabajo que Bill Mantlo nos ha legado, si los derechos y la comercialidad no lo impiden, es memorable. Quizás se pueda vivir sin la saga de Spiderman en Salem pero desde luego recomiendo encarecidamente el díptico de Killraven y Deathlok (un auténtico blow your mind). La putada es que pertenecen a trigrapas diferentes, aunque al menos están precedidas y sucedidas por otras historias de Mantlo.

Las tres historias de Bill Mantlo para "Red Sonja"

Marvel decidió sacar, sin duda por el éxito de la peli "Conan el Bárbaro", en 1983 una nueva serie regular de Red Sonja. La tercera. Poco más de diez años después de la primera aparición del personaje en el mítico nº 23 de "Conan el bárbaro" firmado por Roy Thomas y B. W. Smith.
Abrieron fuego como guionista Tom DeFalco y como dibujante Dave Simons, pronto sustituido por Mary Wilshire (muy auxiliada por la legión de entintadores filipinos que entintaban a Jhon Buscema) con unos números que no estan mal aunque poco tienen que ver con la Hibória marvelita. Lo más importante que ocurrió en esta brevísima etapa fue que a Sonja le salieron dos acompañantes, un galán y un brujo. Después de que DeFalco, en mi opinión, cerrase rápidamente sus tramas vino nuestro Bill Mantlo a encargarse de los números 5, 6 y 7. Supongo que siendo consciente de que estaba manteniendo el fuerte hasta que llegase el nuevo guionista regular. Respetó el trabajo de DeFalco, así que en sus guiones Sonja va acompañada por la pareja, y realizó un trabajo merecedor de no ser olvidado narrando, como siempre, de forma sencilla, directa y melodramática. En España se editaron estas 3 historias autoconclusivas con elipsis entre ellas, supongo que, por primera vez como el complemento de los números 113, 114, 115, 116, 117 y 118 de "Conan el bárbaro". Hasta donde yo sé es la única edición española de estas historias.
Con toda seguridad los números de Mantlo son los mejores de las diferentes coles Marvel protagonizadas por Sonja y, seguramente, los mejores comics protagonizados en solitario por esta que hay, pues el material de Dynamite es muy mediocre.
La primera historia se titula "Los ejércitos del Mar Interior". Es una versión del cuento de La Sirenita en la que el príncipe se ha enamorado de la Sirenita y, como esta no tiene estómago para una relación interespecie, la secuestra. Lo cual desencadena una guerra entre su reino y el del Mar en la que los súbditos del príncipe combaten ignorando cuál es la verdadera causa del conflicto. Sonja y sus compañeros se meten sin darse cuenta en esta conflagración para acabar haciendo justicia liberando a la Sirenita y matando al príncipe, pues no se le perdona sus villanías a pesar de haber sido locuras de enamorado. Una historia entretenida con la gracia de versionar un cuento dibujada por Pat Broderick. Dibujante de estilo ochentero competente y dinámico aunque torpe y tosco.
La segunda historia se titula "El pantano sin fin". Es bastante mejor que la anterior. Se trata esta vez de un relato de terror en la mejor tradición de EC. Sonja y sus comparsas, huyendo, se meten en un pantano habitado por una tribu picta que captura a todos los que se internan en él para sacrificarlos a su diosa, cuya ciclópea estatua, lógicamente, es clavadita a Sonja, para que sean sus esposos (si las capturadas son féminas pasan a ser sus sirvientas). Naturalmente Sonja y sus comparsas son atrapados, pero ella utiliza el que la confundan con la diosa para salvar a sus compañeros y hacer justicia a las víctimas préteritas acabando con la tribu. Era un guión muy exigente para el staff gráfico porque obligaba a crear una atmósfera ominosa, dibujar el opresivo pantano e impactar con putrefactos muertos vivientes. Todo se consiguió menos el segundo punto. El dibujante de nuevo es Pat Broderick, pero aquí lo hace mejor que en el anterior episodio. No obstante, la primera mitad es mucho mejor que la segunda, supongo que por cansancio ya que además de dibujar se autoentinta, en esta y en la anterior. De todos modos, quien realmente descolla es Mantlo por ser capaz de crear misterio y confusión y mantenerlos hasta el final. Así, "El pantano sin fin" es una historia de terror clásica, en la que reluce el espíritu justiciero de Mantlo, portagonizada por cadáveres vengadores que no palidece si se la compara con las de EC.
La última historia se titula "La cosecha". Es un híbrido de las anteriores pues en parte es un cuento folkórico y en parte un relato clásico de Terror. También es la mejor historia de las tres. Sonja y sus acompañantes llegan a un pequeño reino asediado por una horda de mongoles. La situación es desesperada a pesar del concurso de Sonja y sus comparsas en favor de los asediados. El final se precipita cuando Sonja no entiende la razón por la que el rey no reparte las reservas de trigo entre sus famélicos súbditos. Así, todos acabamos descubriendo el por qué y entendiendo a que se refería el rey cuando decía que la fuerza de su reino no era el acero sino el trigo.
Una magnífica historia, la mejor sin duda de Sonja en Marvel, dibujada primorosamente por Rudy Nebres con un estilo clásico, una narración dinámica y competente y un gran trabajo de ambientación. Así pues, una grapa redonda digna de figurar entre las mejores que escribió Mantlo, quien vuelve a demostrar que se pueden hacer grandes cosas en muy poco espacio si se tiene el talento y la profesionalidad suficiente.
A Mantlo le sustituyó Louise Simonson e inmediatamente se le echó de menos, ya que esta se equivocó totalmente con el enfoque de la serie. Lo curioso es que este tenía un aire de cuento ruso, precisamente el que tenía "La cosecha". Simonson se lo pidió a Mantlo, casualidad o Mantlo inspiró a Simonson? Así, es una gran pena que Mantlo no se hiciese con la serie porque por su sensibilidad es un buen escritor de heroínas y, además, dotó a las historias de un aroma howardiano, aunque su Sonja es demasiado maniquea y justiciera (si bien no es un personaje howardiano), algo que no hicieron DeFalco y Simonson. Por esto es razonable elucubrar que con Mantlo la serie hubiera tenido más de 13 números.

Peanuts

El 9 de Noviembre de 1951 fue un día especial.

Unos 70 años antes un matrimonio italiano viajó hasta Estados Unidos buscando un sitio mejor dónde vivir. Llegaron a Ellis Island, donde se encontraba el control de inmigración que les permitió pasar.

Ese matrimonio tuvo un hijo llamado William Wooruff Mantlo. Mantlo nació y creció en Springfield Tennessee, como un pobre, un granjero mugriento, como un “campesino-propietario” de aquella época, aunque su familia tenía la suerte de poseer la parcela de tierra en la que estaba edificada su casa. William sirvió como alférez en la marina mercante. Mientras estaba destinado en Brooklyn, William conocío a una mujer llamada Nancy Blanche Bruno y el amor pronto floreció. William y Nancy participaban ambos en la II Guerra mundial. Nancy nació y se crió en Sheepshead Bay en Brooklyn, se alistó en la WAVE de la marine estadounidense (una división creada durante la guerra para permitir a las mujeres enrolarse; era un acrónimo de Mujeres (Women) Aceptadas como Voluntarias de Emergencia. Durante la II guerra mundial,

Hacía el final de la guerra con la inminente victoria aliada, la pareja se casó. Como muchos alistados que volvieron a casa se establecieron en Queens Village un barrio de Nueva York cercano a Queens. William trabajaba como empleado de banca y Nancy como secretaria. Los Mantlo tuvieron tres hijos, William Timothy nacío el 9 de noviembre de 1951 en Brooklyn. Los hermanos de Bill, Michael Kenneth and Arthur Robert, nacieron en 1954 y 1956 respectivamente.

La vida de Bill es una de tantas vidas, alegre a veces y triste otras. Durante su vida, sería rehén en un atraco, salvaría a su hermano Mike de ser secuestrado, detuvo un autobús lleno de ancianos (no iba muy deprisa, aun así Tony Isabella lo recuerda como algo extraordinario) que avanzaba por un parque sin conductor el día de su boda con Karen Pocock, se hizo cargo del hijo de su esposa, Adam, tuvo con Karen una hija a la que llamaron Corinna, se divorció aunque Karen fue para siempre el amor de su vida, se hizo abogado defensor ayudando a mucha gente por el camino y sería atropellado por un conductor que se dió a la fuga, dejándole, hasta el día de hoy, discapacitado en una institución especializada.

Ah sí: Bill Mantlo también escribió la más maravillosa, sorprendente y espectacular montaña de cómics que jamás nadie haya escrito en poco más de una década.

Ese 9 de Noviembre de 1951, Charles M. Schulz publicó en periódicos de Estados Unidos, como hacía desde algo más de un año, esta tira , bajo el nombre genérico: Peanuts.

238082_full

Mantlo en Leverage (Las reglas del juego)

leverage_2_g Parece que nuestro último artículo no ha provocado ninguna reacción visceral en nuestra nutrida audiencia. Mal por ella (por la nutrida audiencia). Ya podíais dejar un voto, un comentario, un euro, no sé… algo. Pero con este sí que os levantaréis de vuestro asiento y aplaudireis.

Todos aquellos que sigais la serie Leverage (Las reglas del juego en España) y hayáis visto el episodio 308 (que ya sabéis todos que esto de los episodios de televisión es como las habitaciones de hotel y quiere decir piso 3, habitación 8… bueno, en este caso temporada 3, episodio 8) estaréis intrigados con el sujeto de la injusticia del capítulo indicado ya que se llamaba “Mantlo”. ¿será por Bill? ¿será por Bill? Al fin y al cabo no es un apellido tan común. Puesss… efectivamente, se trata de Bill. Lo han confirmado los creadores en un entrevista/blog llamada “Kung Fu Monkey”

“The victim was named Mantlo, btw, after ROM writer Bill Mantlo. We have a bit of a ROM thing int he room. I will torture the writer's room for hours with my "Rom-com".”

Que viene a ser algo así como

“La víctima se llamaba Mantlo, por cierto, como homenaje al escritor de ROM Bill Mantlo. Tenemos algo de ROM en la habitación.”

y la siguiente frase no la entiendo, lo siento a ver si alguien se anima y me echa una mano en los comentarios.

Podeis ver el capítulo aquí (ni idea de si es un link legal o ilegal). Podeis oir el nombre (no hay indicacion de tiempo) justo cuando aparece en pantalla “Produced by / John Rogers / Chris Downey.

http://www.vureel.com/video/17659/Leverage-3x08

Por lo tanto, y por la cara, añado esta entrada en la categoría de “Inspirando a otros”

La vida real siempre supera a la ficción

300px-dirtymarycrazylarry “A finales de los 50, mi padre, escritor de cómics, y un superhéroe de la ayuda legal en la vida real, Bill Mantlo fue tomado como rehén en un golpe casi idéntico al argumento de ésta película. Mi abuelo, William Mantlo trabajaba como director de un banco en Long Island y una mañana, se presentó en el banco un hombre y le dijo que tenía a mi abuela Nancy, y a sus 3 hijos, Arthur, Mike y Bill como rehenes a punta de pistola en su cercana casa. Mi abuelo, por supuesto colaboró con el atraco, y mi abuela fué liberada. Mi padre y mis tíos, solo unos niños en aquella época, no fueron conscientes del incidente al encontrarse dormidos en el piso superior. He buscado por todas partes el artículo del periódico sobre el suceso que conservo desde siempre, pero no ha habido suerte….contaré más detalles cuando lo encuentre en mis archivos.”

Corinna Mantlo.

Trasladado a nuestra lengua de su blog Cine Meccanica en el que comenta las películas que emitirá en su ciclo de películas de coches y motos que emite (gratis, palomitas incluidas) en el local Arlo & Esme (42 E. 1st street, between 1st & 2nd ave) los martes por la noche a las 20:00.

Solo esto merecería ir a NY algún martes de estos ¿No creéis?.

Los señores de la luz y la oscuridad























Ahí está, que decía Pepe Navarro, dos maneras de hacerse con esta historieta spidermaniaca, la una de Forum y la otra de la Panini. ¡Tomalo con tomos, paga como puedas! Siempre quedarán los saaaldos.
Y si tienes idea de cuál puede ser el número de comicbooquie o Santa Grapa española en el que le dieron salida a este Marvel Team-up vas y nos los cuentas, porque para eso te queremos a ti. Que nos lees y nos sigues, a ti, nuestro querido amigo, nuestro Tío del saco de los comentarios.


Pues me lo han prestado, un tomo recreativo con portada de Jesús Merino (color Studio Phoenix), los Patrullantes de Charles Xavier con el amigo Spiderman, varias historias: Uncanny X-Men nº 27 (1966), Uncanny X-Men nº 35 (1967), The Amazing Spiderman nº 92 (1971), Marvel Team-up Annual nº 1 (1976) -el que nos interesa, con Bill Mantlo a los guiones, Sal Buscema y Mike Esposito, lápiz y tintas, y colores de Hugh Paley-, Marvel Team-up nº 150 (1985), y Spectacular Spiderman nº 197-199 (1993). Rienda suelta a las peticiones, me han dicho que lo diga bien alto:

NOTA PARA SUSCRIPTORES DE PATRULLA X


Estimado/a suscriptor/a:

Debido al gran éxito de esta colección, hemos agotado las existencias del libro Archivos X-Men: Raíces, que aparecía fotografiado en la oferta de suscripción. Por este motivo, hemos seleccionado otro libro con nuevas y fantásticas aventuras de este increíble grupo de heroes de comic.
Estamos seguros de que disfrutarás de las espectaculares ilustraciones y del estupendo guión de este nuevo libro de regalo. Te agradecemos tu interés por la colección y esperamos que disfrutes con ella.
Recibe un cordial saludo


Si esto te lo enviaron hace la tira de años, el guión y la historia eran estupendos y el Hombre invisible del stock editorial para remesas y sobrados en Planeta de Agostini te saludó cordialmente, ya podías perdonarles la jugada. No es para tanto.


Los Señores de la luz y la oscuridad

Con semejante título uno esperaría encontrarse a Capa y Puñal Sombra y luz, ni uno ni otro, y
aunque esté en la pista no estará en lo cierto. Guionista de la polaridad y la danza. Va a ser difícil pero quien recuerde a Puck, el enbotellado enano de los Alphas, convertido en yogui, eremita, peregrino y santo ladrón comunicador bajo la guía del Mantlo, o las temperaturas kundalinias del fuego ígneo en el espía y bailarín conocido como Paradox, podrá inventarse a la idea: Bill, ¿qué diantres lees?
Los superhéroes, cosa de judíos. Pues no he cargado yo con Promethea para que me sigan soltando el cachibache por el pasillo de casa, doña Shakti, así me traigan autor tras autor, su DNI y su barra de pan premiados con la respectiva sobaquina, por las mismas, ahora suelto yo que los abuelos de este venían de Gujarat y lo uno por lo otro, el elefante por la trompa y tal. Encima, ojos por gónadas, como consiga que alguien cuente que un día le vió quemar una ramita y agachar la cabeza... Y que dejó de escribir historietas para conducir un taxi, voy y la monto. La hipótesis de castigo, una teoría sociocultural plausible (como de bolsillo) capaz de amenizar toda clase de prólogos y textos para el alivio editorial.
Antes de nada, este tebeo del Spiderman con la Patrulla X sí que vale la pena llevárselo a casa. El grupo es el que tuvimos la oportunidad de disfrutar de verdad con la colección Classic X-Men, Rondador Nocturno, Lobezno, Banshee, Coloso, Tormenta, Cíclope y Jean Grey, y Spiderman, que era el mismo de siempre, Trajano Bermúdez y Santiago García nos lo resumen así (hostio y pego):

Marvel Team-up Annual nº 1 (1976). El segundo contacto de Spiderman con la nueva Patrulla X (el primero lo había tenido con Rondador Nocturno en las páginas de The Amazing Spiderman 161-162) no puede negar que es un tebeo de los años setenta, como de los setenta son grandiosas películas de desastres como Terremoto o El coloso en llamas. Muchos efectos especiales, enemigos gargantuescos y colorido chillón servido por dos de los profesionales con más peso en Marvel durante esa década: Bill Mantlo y Sal Buscema. En cierta forma simbólica, Spidey le está pasando el testigo a Lobezno y los demás.

No había espacio para más, es un tebeo para el Spiderman, así que entra a actuar a
pleno pulmón la sociología. Toreando la Historieta a partir del acople de las pelis de ovnis con nuestro informe enemigo comunistoide hacia la matrimoniada de los tebeos de superhéroes setenteros y las pelis de desastres hollywoodianas. Apnea profunda. Peso constante.
Torpe y patizambo, lo soy de natural, pero si veo una explosión atómica y un panteón de poderosos dioses de la vida y la fertilidad hindu en un tebeo escrito a finales de los años setenta en los USA, igual se me ocurre unir las cuatro piezas para ir un poco más allá del cambió del testigo de una carrera editorial hacia el rubicón de los superventas y el postre del Wolverine en las alcantarillas. Ni idea, es un suponer, como va de científicos y eso, hay una atómica, se menciona a una tal Mrs. Ghandi, los tipos se bautizan de extraña manera y, a lo mejor, puede ser por pereza, porque creo o me obligo a creer en quienes dibujan y escriben tebeos, o porque, aún más simplemente, quiero imaginar que quien guioniza comicbooks superheroicos también puede ser capaz de leer un periódico, o seguir un programa en la radio o la televisión, y atrapar alguna importante noticia o debate aunque solo sea para inspirarse. Para algo más que encontrar nuevos caracteres que personalicen y hagan atractivas historias prototípicas de héroes prototípicos para críticos prototípicos.
¡Solo eran los años setenta!
Ahora me saco yo otra notaza tope sociológica de atrás del pantalón y arreglamos alguna cosa para que se entretegan los niños cuando hayan acabado de exprimir el tebeo hasta el próximo marrazo cartonado que saquemos para vender. Franquiciamiento, el hachazo del vampiro, la mejor de las upirologías editoriales.
Ahí está -Pepe Navarro, de nuevo, otra vez él, siempre he creído que este presentador de televisión habría sido un buen correero o redactor dentro de Forum, ya me imagino la sección Hablando con Pepe en Zona Negativa -, no solo el hongo atómico sino, más importante, el recorte de la noticia ficciosa: CABEZA DE HIDRÓGENO ARRASA CAVERNA, otra vez, he perdido la cuenta ya, pero con el guionista de la polaridad todo se repite. Todo se redobla, también en esta ocasión, la explosión unida al nacimiento, la caverna, la obstetricia mantliana insiste en el juego de juegos connatural a las populosas producciones de papel, tebeos, cOmics o novelgraficosas, las manifestaciones de fuerza. Más que una pose, más que una pornografía con capa y garras, el cuerpo del superhéroe como morada de poder. Toma mi cratofanía y anda, que me dicen que han dicho que dijo Jack Kirby a Stan Lee cuando dejaba a los Fantastic Four de las galaxias.


Resumir la historia resulta sencillo, viene de la mano de un muerto:
El Nido, una colmena de actividad secreta gubernamental perdida en la tierra de nadie del desierto de nevada. Eso era El Nido. Stephen Marchesi, casado y divorciado, empleado en un miserable trabajo muy bien pagado, como investigador de proyectos especiales para el senado, nunca imaginó una madriguera para ocho científicos. Por culpa de un temblor de tierra, por el brillo de un palpitante mineral, Stephen Marchesi está muerto, pero no así sus recuerdos subconscientes, las latencias subliminales del discontinuo torbellino mental de humanidad que, como una señal del miedo, quiere durar con vida ininterrumpida.

En el avión gigante de la I Conferencia Internacional Mundial de Mutaciones artificiales que sobrevuela en círculos el sudoeste de los Estados Unidos se discute, Peter Parker, científicos rusos y occidentales escuchan o hablan pero solo el senador Turner escupe palabras. Y, donde hay políticos, también hay mutantes, que habelos hainos y toda caza de brujas es buena, pero para bueno-bueno el gobierno que paga "¡Sí, se refiere a mí! Como todos los científicos, cree que su trabajo pertenece a la humanidad... ¡En vez de al gobierno que lo paga!" La aparición del correligionario político no es anecdótica, ni falta hace decir que su herida viene de otra serie, Skull the Slayer -según rasco en la internet allí estuvo Bill Mantlo-, siguen siendo los años setenta y, además de mutantes y comunistas, la India estallaba su bomba nuclear, los No-Alineados cantaban sus greguerías y todos los acuerdos y tratados de prevención sobre armas atómicas se sucedían como unas novelitas por entregas bien entretenidas; Marvel hacía mucho que contaba en plantilla con una tropa de desleales servidores públicos de todo rango y peor categoría, mientras tanto, en India, la industrialización y la exhibición de recursos técnicos y científicos a que dieron lugar los poderes políticos y económicos, colisionaban dramaticamente en lo que se quiso hacer ver como conflictos étnico-religiosos y que no eran producidos sino, muy coherentemente, en realidad, por las significaciones mágicas y religiosas de una multiplicidad de gentes en proceso de cambio (seguramente existan un buen montón de artículos por ahí que lo expliquen, a los buenos lectores de tebeos les bastará con recordar Akira, el tebeo en tomos de Katsuhiro Otomo -ya os he colado otro chiste sobre la novelgraficosa-, y el poder sacramental de un mundo al borde de la destrucción donde la potencia creadora de la tecnología ya no se bastaba por sí misma para continuar dotando de sustancia a la realidad, a su sociedad y a su mundo, por lo que era entregada a la creación de dioses humanos, infertiles niños envejecidos, que despertarían, sin pretenderlo, a un nuevo ser supremo cuyo núcleo no desea más que el descanso más allá de lo humano); y Mantlo volvió a hacerlo, de un lado, el periodista Peter Parker y los científicos rusos y occidentales, del otro, el politicucho con apetitos dictatoriales deseoso de hacer callar y manejar cualquier adelanto en su provecho, y, finalmente, en medio, como de costumbre, los "pasajeros misteriosos de primera clase", los próscritos chicos del Profesor X. ¿Y qué diantres leía Mantlo? Además de un bulto de periódicos ni se sabe, tal vez, lo más inteligente que se pueda decir es que la vida y el poder de la vida humana estaban muy por encima de cualquier sentido que pudieran tener para él la Guerra fría y los efectos de los avances tecnológicos en la sociedad. Por ello, en absoluto podrán rastrearse en sus historias, y menos en esta que en ninguna otra, moralinas perennes ni adoctrinamientos light.
Bill Mantlo, ¿si desapareciera este nombre y fuera olvidado para siempre, seguiría siendo un sonido místico? billmantlobilmantlobilmantlobillmantloooo

¡Oh, teníamos a los superhéroes dentro de ese Boeing 747 en vuelo! Los Rakks atacan, y Sal Buscema dibujó unos excelentes páginas en Rom de muchedumbres voladoras, aparentemente sin un objetivo concreto, estos robotos guardianes de El Nido intentan detener el avión y las fuerzas de defensa supeheroicas se dividen, como otras tantas veces, entre los que vuelan y los que no. Ya sé que te preguntas aquello de 'curioso nombre el de estos robotos', ya sabrás encontrarlo, aunque Parker, y antes que él Marchesi, ya nos lo avisaron, la cobacha de los científicos se encuentra sobre una meseta, un gran promontorio, una altura, un centro, un lugar para el intercambio y el sacrificio. Has imaginado que el ataque del ejército de Rakks solo ha servido para que Spiderman se sacase un paracaídas muy gordo de las muñecas y el avión logre aterrizar con todos sus pasajeros indemnes. A partir de ahí cada uno a su papel "¡Puede que los comunistas y los mutis estéis trabajando juntos!" Damos la bienvenida al detector de radiaciones y al spray antiradiación del profesor Mishkin, y allí que van los héroes a perderse tras la colina por el Capítulo 3: ¡En el pozo del infierno!
Hacia la reunión de dioses, y para esos que crean que todos los aviones no son más que vehículos fálicos creados por mentes machistas y retrógadas, les diremos que los protas van directos hacia una falla. Una raja del terreno, un hollo, un agujero en la tierra. No apaguen sus puros aún hay más.

Como uno de los lectores del blog es un ponderado y dilecto seguidor de Rudolf Otto le avanzo que una de las notas nucleares de esta historia consiste en la transmisión de la aterradora e irracional experiencia de la explosión atómica y sus efectos, la aparición de un orden diferente al de las fuerzas naturales. Así de sutil, o tradicional, según se mire, las mutaciones artificiales estudiadas por la ciencia dejan de ser mutaciones, no cabe otra explicación, si desgarras el vientre de tu adversario solo para descubrir un cosmos infinito "!!No puedes ser real!!" Y quien habla así no es otro que Lobezno, otro punto para la enigmática conexión que mantienen el guionista de la polaridad y Chris Claremont, pues lo que se ve en estas tres viñetas no está muy lejos de Proteus
*. Y lo que viene después... Si no tienes este tebeo ve a por él, o te lo cuento.























Probablemente hayas leído suficientes historietas como para saber que caen presos el Spiderman y los amigos X, y si te lo cuento todo, en el caso de que no conozcas esta aventura, recientemente publicada por la Panini en uno de sus tometes del lujo coleccionista (ni idea del precio que gasta la criaturita, lo siento) dedicados al Marvel Team-up, te mataré el gusanillo. Creo que con las tres imágenes que he robado no te hurto la emoción de leer esta historieta, pero voy a destriparla, para que no se diga que no damos oportunidades de dejar de leer a los tres incautos que han llegado hasta este largo de la entradeja:

Los héroes han caído, por fin se descubre que el auténtico objetivo del ataque de los Rakks era Jean Grey. Brama, Shiva, Mara, Yama, Kali, Agni, Vishnu, Ratri, los ochos científicos perecieron víctimas de la explosión, moldeados y mutados por la radiación y recreados como dioses (avatares si os resulta más cómodo) en un solo punto a partir de los recuerdos de uno de ellos, Araman Nila, reintegrándolos después de un reposo en la muerte en la imagen del panteón hindú. Siempre hacia atrás, más atrás, el origen de lo que está predestinado a destruirse se detiene reactualizándose a través de los vasanas, la memoria (costumbres, tradición, hornacina ambiental) de Araman Nila es transmitida inpersonalmente a sus compañeros como substancias psíquicas ligadas al circuito de la conciencia y la acción humana que la explosión no ha conseguido destruir, pues, así eran sus tripas, son todos manifestación de la materia cósmica. Otro clavo más a la cuadratura mantliana de oposiciones entre lo real, lo irreal y lo pseudorreal tan abundantes en su trayectoria, alimentada aquí por la correspondencía de elementos fantacientíficos, con su retributivo barniz sociohistórico anteriormente apuntado, y religiosos de manera voraz, la explosión como brutal aparición de lo sagrado. Las almas de los muertos, espíritus asociados a un objeto, la radiada Pila Nila, y un punto central de incubación, El Nido. Cuando visitemos el reino de Pesadilla con Capa y Puñal y veamos a un feto insogne flotando sobre el paisaje de sueños angustiosos no nos extrañaremos.
Los héroes solo se liberarán cuando comprendan que el campo de energía que retiene a cada uno de ellos solo puede ser interrumpido mediante el poder de otro de sus compañeros, lo que resulta en una imagen emblemática, eficaz y no del todo burda, del circuito karmico, de la misma manera que, luego de la lucha y la victoria sobre el panteón de científicos, estos comienzan a descorporeizarse en una neblina desde la que gritan dolorosamente por su DISOLUCIÓN FINAL. Otra pista más, y no sabemos si Mantlo llegó a practicar o entrar en contacto de algún otro modo con el yoga o las tradiciones y técnicas que tanto pueden abundar en la unio mystica de su Hulk, con sus fases de dilatado distanciamiento del mundo, el rechazo a sí mismo, por fin, el ansia de dejar de ser, su exaltación optimista de salvación y sus regresiones bestiales a la Masa salvaje... Afortunada traducción que nos remite, por lo menos a mí que voy muy bajo de minerales y gusto de las casualidades más azarosas, a la prakiti. Que entra de nuevo con este episodio del Peter arañado Parker, pero transcribamos unas cuantas palabrejas más:


- ¡¡Brahma!!


- Ha ocurrido, diosa nocturna! ¡Esperamos demasiado! ¡Ahora llega la disolución final! ¡El fin de todo!


- ¡De todo no, Brahma! ¡Solo de nuestros sueños de inmortalidad! ¡El fin de hombres que soñaron con ser dioses!


- ¡No, Fénix! ¡Al igual que a nosotros... le ocurrirá a la Tierra!


- ¡Ahora las energía del planeta están unidas a nosotros, mortal! ¡Y este mundo se consumirá en el momento en que se libere! ¡El momento de nuestras muertes!


Podría ser más obvio, pero seguro que entonces no lo habría imaginado Bill Mantlo. Al manifestarse en el plano de la naturaleza la sustancia sagrada se vuelve limitada, en consencuencia, también inestable al estar alimentándose de un sustrato profano como son los dioses heroicos e imágenes concepto humanas traducibles y no absolutas. Ciencia, sociedad y mito convergen de modo eficaz, los personajes entran a formar un círculo dibujando así el recorrido capaz de canalizar la energía de estos dioses nacidos de una muerte violenta, según los esquemas cosmogónicos de la totalidad fragmentada en el acto primordial, y resulta sencillo establecer de este modo la relación entre el sacrificio a la madre tierra que fue su muerte y el de los científicos aprisionados por el control del estado y el proceso destructor de la Guerra fría. En lo que supone un regreso, por mediación -la llamada a Promethea del comienzo no era una simple broma- del elemento canalizador femenino (si bien en una imagen más alegórica de lo que verdaderamente simbólica de la gran comunicadora), Fénix/Jean Grey/Shakti reintegrando la energía unificada del panteón hacia los cielos desolidarizándola de la Tierra y transformada en "Otra cosa. Haciendo que los astrónomos terrestres anuncien el nacimiento en los cielos... ¡de una nueva estrella!".
Vuelve a actuar la conexión claremomantliana.
Yo os dejo La Diosa Madre, está constantemente en un estado de movimiento. Su muerte fue apenas una transformación. Shakti volvería bajo otra forma. Los Dioses lo sabían y Shiva también..

Sacrificio y regeneración, en fin, ni Chris Claremont ni Bill Mantlo necesitaban leer nada pues para ello eran creadores; en cambio, nosotros, pobres criaturas del franquiciamiento superheroico, bien que podríamos acudir al Tratado de Historia de las religiones. Un tocho de gran atractivo, y gratuidad bibliotecaria, para la masa de estupidísimos lectores de tebeos USAdos, este fragmentillo resulta glorioso y será bien apreciado para quienes hayan conseguido leer, por ejemplo, la miniserie Extra Superhéroes del Sota de Corazones [link]--> Sacrificio y regeneración
¿Y qué hemos descubierto yo y mi perro? Que al guionista le gustaba vivir, y quizás fuese un tebeo importante para creaciones posteriores; en resumen, sigo espolvoreando azucar en mi rebanada de mantequilla. El pan sigue bueno.

Yo confieso: no conozco a Bonnie Wilford, quien participó junto a Chris Claremont y Bill Mantlo en la creación del argumento para este Marvel Team-up Annual, ¿sería una mujer? Incapaz de confirmarlo, declaro que seguramente fuese muy hermosa (y si no, pues también).

Universo Marvel [link]--> Reseña: Spiderman: Marvel Team-Up v2, 15

Proteus []--> "
Moira dió a luz a un niño, Kevin, y se estableció en la Isla Muir, donde estableció su centro de investigación. Los peligrosos poderes de Kevin emergieron y Moira se vió obligada a emprisionarlo en su centro. Kevin continuamente necesitaba consumir energía y hubiera consumido su propio cuerpo de no ser por los campos de energía colocados por su madre en la celda que lo nutrían."
Enciclopedia del Universo Marvel