Segregación amorosa en el Universo Marvel

"¡Y se dobla! No será el más buscado de los tometes de la colección Extra Superhéroes pero se deja tocar, tiene hueso y parte del lomo del Universo Marvel durante los años ochenta... ¡Del siglo pasado!"

Que el amor nos niega y se niega a sí mismo es un hecho o un punto que siempre estaremos prontos a experimentar. A construir de cada nueva vez, sino en todo lugar, en cualquier momento y siempre de forma incompleta; es una ley inconsciente, sorda, ni siquiera los universos superheroicos pueden escapar a esta premisa, no solo nada acaba nunca, además, obra de amor y enamorados se atraviesan sin dejar de hacerse y deshacerse. La lucha eterna contra las representaciones normativas ideales, la marca misma mediante la que Marvel superó al viejo tocino de DC. Un asunto de la mayor velocidad.
Visión y la Bruja escarlata suma los destinos familiares de diversos personajes de la Casa de las Ideas a través de unas relaciones ya latentes evocando destinos pasados y futuros. ¡Pura agitación amorosa al dictado de la huella del Stan Lee!
Bill Mantlo y Rick Leonardi -recuerdo que en una entrevista publicada por la revista española Dolmen el dibujante decía no sentirse precisamente orgulloso de este trabajo, no quedó del todo contento con sus entintadores, Ian Akin y Brian Garvey, como sé que tiene una larga lista de seguidores trataré de robar parte de aquella entrevista para colgarla un día de estos (nuestra caja de recortes comiqueros suspirará con el alivio)- se encargan de la historia, y si el guionista sabe, como bien expresa P. M. Underwood en su artículo final para este número de la colección Extra superhéroes, "revestir de carne, sicología y sentimientos aquello que no lo tiene", yo creo entender que se refiere propiamente al papel en blanco con el que se comienza a escribir un guión de historieta, es bien cierto que Leonardi logra en muchas de las viñetas esos rasgos,
desusados rasgos para los pastos de aquel entonces, que le harían tan celebrado entre sus devotos. (Yo os conozco a algunos.)

La primera de las cuatro historias [¿Era esto una serie limitada? Yo ya no sé que significa exactamente, hoy en día todas las series regulares son en sí mismas los posos restantes de series limitadas y magnos eventos tumultuarios] nos presenta a los protagonistas vagabundeando el largo Halloween, Noche de Brujas, por el íntimo barrio residencial de la no menos residencial y pequeña ciudad de Leonia. Donde la pura exterioridad de los dos enamorados se topará de bruces con los modeladores de ese otro sueño inquietante que tan bien ha sabido expresar la constitución simbólica de las sociedades cerradas de los USA tipificadas en teleseries como Padres forzosos o la saga terrorífica del Michael Myers Halloween; así, la díada amorosa verá violado el interior de su hogar por un asustador calendario viviente capaz de 'llenar' con su verdadera forma a los disfraces infantiles. Las caricaturas atacan bajo el influjo de Samhain denunciando a los intrusos, la pareja de Vengadores, que tratarán de acabar con la amenaza sin dañar las envolturas carnales de los niños. Cenizas y altura, ensoñaciones del humo.
Tras esta denuncia de los seres transitivos y la defensa del territorio tradicional norteamericano de casas perfectas y alineadas Mantlo ¡Santa continuidad marvelita! atrae una venganza aún más familiar: el recurso de la reposición paterna. Si tuviéramos que pensarlo en términos empresariales se haría imprescindible largar el cuento de la vida de Wanda Maximoff, Visión y el resto, o los restos, de personajes que intervienen, pero la magia al cuadrado y el robo de los santos nos facilitará adjuntar una larga gorda suculenta cebollera ristra de links con que finalizaremos, ¡Oh, lector a nosotros por siempre consagrado!, esta entradeja del vinagre reseñero de viejo. La incombustible preñez del Universo Marvel vuelve a ser hollada por el chiquitajo gobernante gomano conocido como YO LÍDER, al que tú, ¡Oh, lector apremiante y desesperado!, acudes en busca de guía y buen cortejo del espirituoso escupitajo. Nuestro brebaje esta bendito.

CLIN-CLIN-CLIN CLIN-CLIN-CLIN

"Échame una monedita al tarro, ¡tengo la cabeza recién abierta!"

Amad a vuestro padre nos devolvió al simpático Zumbador (no hay alarma, quien lo inventó probablemente no hablaba español), otro de esos personajes que por la simple inclusión alegórica de unas alitas de inmediato se nos aparecen encantadores a la vista. Solamente por los ojos. ¿Alguien se ha molestado alguna vez en registar la cantidad de superhéroes o supervillanos que aunque sea a la manera de un triste emblema o una alegoría lucen este símbolo sustancial? También nos encontrábamos a años luz de Promethea pero la combinación del azul y el amarillo siempre apetece. Y ya he soltado la del pan con queso... Bien, Mantlo resquebraja el cuenco, el contenido de los lazos familiares que lo inundan todo, Visión ve derretirse su brazo y el viejo Frank L. Brunner trata de salvar a su hijo Nuklo liberándolo con fatales consecuencias para él mismo. No fue una mala muerte para un jubilado del estado, padre de un disminuido psíquico de portentoso físico y poderes atómicos. Otro más, son superhéroes, nada más que héroes, niños abandonados. De largo, desde el Proyecto Pegaso y anteriormente... ¡Santa continuidad marvelita!
Gracias al recuerdo se mueven revelaciones y páginas truncadas que afean el producto pero van a permitir la entrada o la salida del brazo dando continuidad a una historia bastante superior a esta. La mejor de las cuatro, creo, con la aparición extraordinaria del hermano que tira del tren (y acabo de perder este escaneo sin querer... ¡Jijiji! ¡Jijiji!).
Reconstruir el brazo de Visi no es sencillo, ¿conoces sus milagros? La verdad es que no creo que a este blog pueda llegarse alguien que no tenga algo así como un doctorado en superhéroes, tratando el delicado arrope comiquero con el que nos vemos entramos de lleno en el frikiverso, nuestros cuerpo de videntes y científicos expertos manejan una gran diversidad de pruebas sobre este supuesto, pero de todos modos ahí quedan los enlaces de la multiplicación. El puritano americano medio entenderá bien este episodio, la unlimited America físicamente extensísima en el fondo nos cabe en un bolsillo. El quirófano de un hospital ya nos viene bien. Ya es hora de visita, pues la misión es reconstruir el brazo de un sintozoide (criatura única) y para ello la mejor medicina es un tubo, una aguja como un clavo, un martillo divino, chorros de energías kirbyanas y un hermano tan raro como el propio paciente. Simon Williams el Hombre Maravilla y la Visión Hermanos de sangre.
De hecho, en el plano de las coordenadas afectivas de los superhombres de la Marvel, creo que este resulta un episodio colosal:
Fundido en negro sobre el velo del espacio la imaginación imanta miedos como se afila una guadaña, con un ritmo caliente, el tiempo transcurre y atraviesa ese no lugar sustancial tras la nuca del que no conocen nuestros ojos sino una ínfima parte de lo que continuamente existe alimentándose de materias moleculares. Desafiando todas las leyes de la densidad para pasar entre estados de lo intangible y liviano a la dureza y pesadez de lo inevitable dentro del páramo sin confines de la mente de la Visión.
Ciertamente, los huecos inocentes de los hombres artificiales se ocupan también con sus propias pesadillas. Y quizás sí sean peores que las de los seres naturales, pues ¿no parecen los sueños para un sintético más netamente compuestos y móviles que los nuestros? Creo que Bill Mantlo pudo revivirlo, tal vez fuese un simple apunte, o una melodía, una idea en apariencia superflua que reunió en un vuelo único de su inspiración -siempre inmediata, siempre continua, puramente mantliana- la madeja de una masa psicológica fresca y genuina de transformaciones y conexiones tranversales en las que el desvanecimiento de la Visión y la debilidad del despertar de Simon Willians tras la operación quirúrgica se entrecruzan limitando, o más bien señalándolos mediante signos distintivos, la realidad y el sueño. Se atraviesan entonces pero no se fusionan nunca los dos metales, guadaña y cráneo metálico. Por último, en este cruce, sobre esta extensión, dónde hallar los límites entre dos cuerpos una vez que ambos han entrado en contacto. ¿Existen realmente todos los robots, cualquier clase de robot? ¿Cúantas vidas pueden depositarse en un mismo cerebro?
¡Ja!, si vas a hacerte con único número USAdo de esta serie tiene que ser justo este tercer número.
Por fin, el último episodio de una historia que rellenaría en años posteriores nuevas series pasando de las manos de Steve Englehart a John Byrne, de otras series limitadas a Los Nuevos Vengadores y los Cuatro Fantásticos. Nada, mal o poco, se desperdicia si ha salido de Mantlo.

Todo lo que se ha desligado, aislado o disuelto en el amor extraordinario entre la Bruja Escarlata y Visión tiene su reunión en Revelations. Pero antes vamos con otra pirueta de lector encabronado, ¿era esa la mejor de las cuatro portadas? Viva la birria editorial española, Viva el vino. Todo sea por las familias, pero saber del final por la portada nunca me ha hecho gracia. En fin... Nieve en la montaña, guerra en la luna. De Wundagore a la ciudad de Attilan con Magneto, Mercurio y la Familia real Inhumana, lo que nos da una clara experiencia de otro de los enclaves narrativos mantlianos como es el sentimiento inmediato de riesgo que despierta cualquier irregularidad en sociedad sobre el que ya largamos [link]--> una hormigueante muestra micronáutica.
La familia, un tesoro de posiciones intercambiables. Para todo lo demás visite nuestra feria de enlaces.

La Enciclopedia del Universo Marvel responde:

[links 1]--> Visión Bruja Escarlata Samhain
[links 2]--> Nuklo Isbisa Zumbador
[links 3]--> Hombre Maravilla Segador
[links 4]--> Bova Magneto Mercurio

2 comentarios:

Brucamsi dijo...

¡Santo dedo mediano una reseña 'casi' normal!
Esto será mejor enmendarlo con El Autocomentario (tradición de perejil, ajo y canto rodado, bien española).

Brucamsi dijo...

"¡La Visión era el unicornio del Universo Marvel!"

Nikita el espirita