Novelas gráficas en grapa: Capa y Puñal: Cazador (depredador) y presa

Mediante un coletazo de humanidad el portentoso Ismael me ha obsequiado con el Marco Polo de Alcatena y con Capa y Puñal: Cazador y presa. Como el primer cómic es otra historia vamos a centrarnos en el segundo pues es obra del gran Mantlo, quien, como los Héroes, ha acabado resucitando.

Capa y Puñal: Cazador y presa (Cloak and dagger: Predator and Prey, 1988) se publicó aquí en 1989 dentro de los especiales de primavera tan típicos del primer Forum. Una pena que estas cosas ya no se hagan, parece que si la cosa no lleva numerito no se puede editar en grapa. Lo curioso del caso es que en la portada no pone Capa y Puñal. Como veis estos salen pero pone en grande Marvel Héroes (lo digo por si algún ciego me lee:) y no pone el título de la obra. Ah, el primer Forum, género y figura pero insuperable en su vocación popular y su acercamiento al aficionado. A qué editor actual se le ocurría editar una graphic novel en grapa?


Bueno, al turrón. Capa y Puñal: Cazador y presa, en mi opinión, es una obra floja. Entretiene pero no invita a relecturas porque es demasiado formulaica y superficial. Mantlo suelta aquí su vena justiciera y social pero apenas profundiza o da al relato ese subtexto que hace grandes a sus historias. Evidentemente no ignora el carácter simbólico de los personajes, que creo él, pero no juega con ello. No obstante, por supuesto, tiene sus valores.

El cómic es una historia sencilla donde el demonio que habita la Oscuridad de la que es portal Capa, que se alimenta de Luz, decide enviar el espíritu de Jack el destripador a la Tierra para desestabilizar al héroe primerizo y así manejarlo a su antojo. La motivación es la gula: si pierde el control podré alimentarme indiscriminadamente. Al final, con la ayuda de Puñal, Capa acaba con el acoso del demonio. Como veis es un drama psicológico, la historia que escribía una y otra vez Mantlo con gran acierto demostrando con ello que no hay mejor seguidor de Lee que él.

La historia es rutinaria por lo que no emociona ya que el tema está cantado desde el principio. Por otro lado tampoco hay originalidad o brillantez. Sin embargo tiene el interés de basarse en la duda heroica. La auténtica Edad de Oro de los superhéroes (medida en calidad y no por algo tan estadounidense como es medir en dinero) va de la publicación de Escuadrón Supremo (septiembre de 1985) hasta la publicación de la primera grapa de X-Men vol. 2 (octubre de 1991). Esta época no sólo fue el cenit del mainstream sino también un momento de cambio. Miller y Moore, llevando hasta su extremo el trauma superheroico ideado por Lee y escribiendo en plena crisis del Héroe (en la que aún estamos), dieron paso a lo que llamamos grim&gritty. Un enfoque donde los héroes son gente loca, descontrolada y violenta que deja de salvar a la humanidad para meterse hostias con otros como ellos diferenciados por un burdo maniqueísmo. Pero no sólo el motor del cambio fue la interpretación extrema y trágica de los gigantes. Junto a aquel hay otro que ha pasado desapercibido porque el triunfo, por su calidad y ruido, del primero (de nuevo a los estadounidenses les ciega su veneración por el triunfador) ha opacado todo lo demás. Junto al Superhéroe Loco está el Superhéroe Dubitativo. El posmodernismo entra en el género superheroico y lo transforma.

El tema de Capa y Puñal: Cazador y presa es la duda. Los superhéroes dudan tanto de su derecho a castigar como de su capacidad para distinguir al bueno del malo (si no puedo juzgar no puedo actuar). Además, se empieza a reconocer la eficacia de la policía de tal modo que la pertinencia del superhéroe disminuye. No sólo eso, si no que este duda hasta de si el malo es él. Los grises del posmodernismo invaden el mundo del color plano. Ya no es tan fácil reconocer el Mal porque este no lleva su traje característico. Ya no lleva monóculo, ya no tiene acento extranjero, ya no está loco, ya no es un monstruo. Y en eso se basa el género superheroico. Por eso los disfraces. Los buenos y los malos se disfrazan porque el traje civil es equívoco así que cuando se renuncia a este (o no se escoge bien como el de Capa: capucha y color negro) la estructura maniquea que lo sustenta todo se viene abajo. En el género superheroico los disfraces no ocultan sino que indican la bondad de su portador.  De esta forma Mantlo nos muestra que la duda destroza el heroísmo demostrando con ello que el Héroe lo es porque no cuestiona nada. No sé pregunta si exterminar al enemigo está mal o si destrozar un ecosistema es perjudicial. Así Mantlo trae el posmodernismo a los superhéroes. La humanidad de Lee desarrollada de forma lógica. En esto demuestra el gran guionista su finura. Qué mejor forma de cuestionar con grises al superhéroe que utilizando la pareja blanquinegra, juntos pero no fundidos? -Alguien debería analizar a las parejas superheroicas antitéticas como esta o Halcón y Paloma- En un mundo en que ya no hay claridad, una división tan definida, con una relación no dialéctica sino simbiótica (un paso más del axioma de que los extremos se necesitan), tiene dificultades para existir. Cuando los buenos se disfrazan de malos, cuando los curas tienen motivaciones oscuras, es imposible ser maniqueo.  Esto es lo que hace interesante esta historia. Que termina como debe terminar, la valentía, el sacrificio y la voluntad de proteger se sobrepone a la duda de tal forma que el Superhéroe Dubitativo vuelve a ser el Superhéroe a secas. En el fondo Mantlo hizo trampas, el malvado en este relato lo es sin tapujos. El mundo es gris pero el Mal sigue existiendo. La duda lo engrisece de tal modo que lo camufla con el entorno. El tema está en que el espíritu justiciero de Mantlo no concibe que el Mal sea cuestión de perspectiva.

Junto a esta idea central está el poder simbólico de Capa y Puñal que sin duda es la razón por la que fueron tan populares en su época. Ambos simbolizan el compromiso de los contrarios. En una sociedad dividida por el racismo, Capa y Puñal ejemplifican su superación, en una sociedad devastada por el individualismo mal entendido de la Administración Reagan, Capa y Puñal demuestran que la colaboración no sólo es buena sino que es mejor y que el Hombre es un ser social. El individualismo por su egoísmo lleva al exceso. A Capa a la duda paralizante y a Puñal a la sobredosis de Luz. En ese sentido las parejas superheroicas salvan el individualismo extremo de Juan Palomo (yo me lo guiso yo me lo como) propio del superhéroe salvándole así tanto de su soledad rayana en la sociopatía como de su unilateralidad (que se confunde con fascismo). Por último, en un mundo hiperconsumista, Capa y Puñal predican la moderación. El exceso, ya de Oscuridad, ya de Luz, es malo.

Todo esto dibujado por L. Shoman. Un discípulo de Sienkiewicz mediocre pero con la fluidez necesaria para animar a Mantlo a hacer uno de sus guiones más dinámicos. Así, tenemos viñetas y secuencias mudas y un diálogo menos teatral. De esta manera tenemos un cómic de lectura ligera donde el dibujo puede brillar, no es bueno pero su sencillez es atractiva, de modo que aquel hace honor a su condición de graphic novel. Con ello Mantlo nos demuestra su sabiduría pues se dio cuenta de que había que romper la ley verborreica de Lee, a la que había sido bastante fiel, para empujar al dibujo.

Por tanto, Capa y Puñal: Cazador y presa es un cómic mediocre en el que Mantlo introduce la duda heroica (sin duda de origen Shakespiriano), pero como él sí cree en el Héroe, no como Moore y Miller (en los 80), el grim&gritty acaba conjurado. Los dilemas, las angustias enloquecedoras y el pasado traumático quedan superados dejando el camino libre para el heroísmo, este es el papel del cura en la historia. Con su desaparación se desacraliza la dicotomía de Capa y Puñal (Oscuridad=Mal y Luz=Bien) de modo que ya no hay obstáculos. Así, Mantlo nos lega otra historia, estoy pensando en La Bruja Escarlata y la Visión, de carácter mítico, el conflicto físico contra el monstruo es una alegoría del conflicto interior contra los demonios interiores, con la que hace avanzar a sus personajes. De esta forma Mantlo hizo que Capa y Puñal superasen sus limitaciones para que afrontasen el futuro, una serie regular, con más garantías.

3 comentarios:

Uno de dos dijo...

Para mí es lo mejor del blog, tener reseñas de un mismo tebeo escritas por personas diferentes. Has logrado una lectura actual de Capa y Puñal. Ya casi ni parece casual su nueva aparición. ¡Otra vez más el Universo Marvel, la ficción de vida, sobrepone su voluntad sobre la maquinaria de carnes y huesos que se supone lo gobierno cual si un despojo se tratara!
Cuando reediten esta aventura hablaremos de Jack el verde. Hacerlo ahora sería reventarles la historia a los que no hayan podido leerla.
Yo tuve muchísima suerte cuando compré este tebeo en su día porque justo coincidía que estaba leyendo a Víctor Hugo y que me acababa de encontrar en la segunda mano el álbum Piratas del espacio. Todo eso hizo que me fijase en que un tío verde andaba por debajo de una iglesia. Este Jack destripador es sobre todo un tramposo. Además del tercero en discordia en esta trama inacabada. Un Peter Pan victoriano, un asesino rejuvenecido.

Ismamelón

Uno de dos dijo...

Pero ojo con Forum, que también se sacaron de grapas tometes del prestigio. Aunque algunos fuesen buenos-buenos de verdad, como Un mutante en Megalópolis o Tierra de dios. Ambos con prólogos de Antonio Martín, por cierto, y el primero de ellos con un oportuno artículo de Fernando de Felipe y Jaime Vane (los de aquel S.O.U.L.). Una especie de subcolección social-superhéroes.

Pues estaba muy desaminado con el blog, pero cada vez que reseñeas es como un triple desde medio campo. Para estas cosas todo lo que mida más de dos metros nos sobra. Esto va a ser peor que aquella final de Copa entre el Cáceres y el Joventud. ¡Menudo segundo tiempo que nos espera!
Pocos partidos de baloncesto a puerta cerrada tan buenos como el que vamos a montar se habrán visto.

lord_pengallan dijo...

Lo de mismo cómic varias reseñas debe ser nuestro objetivo a cumplir. No sólo con ello demostramos la capacidad simbólica de Mantlo sino que nos ayudamos a disfrutar más con sus cómics.

Yo también debí pillar por la misma época el cómic de Crépax!

Ardo en deseos de leer lo que tienes que decirnos sobre Jack el verde.

Ah me has matado la infancia. Resulta que forum sí tenía criterio. Lo flojo y poco popular en grapa y lo bueno en prestigio. Aún así qué bien, no como ahora que nos intentan vender siempre monas vestidas de seda.

Me alegra que te haya animado. Esta cosa solo puede funcionar si nos animamos los unos a los otros. Yo me subí al carro inspirado por vuestros post lisérgicos y vuestro cariño al gran Mantlo.