The Last Starfighter

Artículo medio robado de Anaitgames (dónde podreis leer el artículo completo)

Subid amigos míos, pasad al asiento trasero de mi DeLorean. Vamos a hacer un pequeño viaje en el tiempo a una era más luminosa y caótica donde las ideas y los sueños, por muy locos que fueran, podían hacerse realidad: los años 80.

Las máquinas arcade aún están en la cima de la popularidad y su relativa simpleza hace que aún no se vean como un elemento perversor de mentes juveniles, si no más bien como juguetes sofisticados.

TLSF Es 1984 y un productor de cine se percata de que ese tocho rectangular encima del cual se acaba de preparar y meter su último tiro de farlopa es, de hecho, un guión. Lo toma en sus manos y lee el título: The Last Starfighter.

Rápidamente comienza a pasar páginas y comprueba que no es más que un pastiche de clichés sci-fi regurgitados en un texto que plantea un argumento sencillo, con personajes no demasiado profundos y diálogos que solo sirven para justificar lo que va a pasar en la siguiente escena. Los ojos del productor brillan; será un éxito.

Y joder si lo fue. Aunque la crítica al principio no se mostró entusiasmada con The Last Starfighter, su popularidad derivó en la creación de una novela de la película y una miniserie editada nada más y nada menos que por Marvel y escrita por Bill Mantlo (Principal guionista e impulsor de la creación de las series de Micronautas y Rom, además de padre del dúo heroico Capa y Puñal). También se prepararon varios videojuegos basados en la película, aunque desafortunadamente o no llegaron al mercado, o llegaron modificados y con otro título.