Carta a The New York Times

El Gran Jurado puede defender los derechos de los acusados

Sr. Director:

Sol Wachtler, Juez en Jefe del Estado de Nueva York y autor de “Gran Jurado: despilfarro y sin sentido” (Op-Ed, 06 de enero), sabe que el Estado, a través de su fuerza de policía y oficinas de los fiscales de distrito, ha reemplazado al rey como la fuerza abusiva en contra de la que el jurado debe presentarse como el protector de los derechos de una persona acusada de un delito grave.

Mientras que el fiscal lleva a cabo la presentación de un caso ante un gran jurado, el acusado puede optar por dar testimonio, y puede pedir al gran jurado que llame a los testigos en su nombre y considerar las pruebas que no le han sido sometidas por el fiscal. En el Bronx, donde he ejercido como abogado de defensa penal para la Sociedad de Ayuda Legal durante tres años, aproximadamente dos tercios de los casos en los que nuestros clientes eligen declarar son rechazados de plano por el gran jurado, o los cargos se reducen a delitos menos graves.

La experiencia enseña que un gran jurado, compuesto por ciudadanos comunes y corrientes, es capaz de evaluar el testimonio de los acusados, testigos y agentes de la policía con un cinismo mucho menor que los jueces o fiscales. Provenientes de las propias comunidades donde se alega que los delitos han tenido lugar, estos ciudadanos pueden ver a través de cargos instituidos por la venganza personal, el chantaje o como resultado de un error humano.

Y, sometidos a una fuerza policial no menos racista que la policía de Boston (que estaba dispuesta a detener a una persona de color, sin examinar la evidencia que apuntaba a la culpabilidad de un hombre blanco en el asunto Charles Stuart), son capaces de equilibrar la credibilidad de los acusados en contra de los policías que a menudo estiran la verdad, cuando no mienten descaradamente, para justificar un arresto motivado por prejuicios raciales o económicos, o por la simple arrogancia de los agentes del orden hacia el ciudadano medio del Condado del Bronx.

De hecho, es mi opinión que más acusados ejercerían su derecho a testificar ante el gran jurado si sus abogados estuvieran más dispuestos a tomarse el tiempo para presentar sus casos (no lo hacen porque en el Bronx, la Oficina del Fiscal del Distrito mantiene un sistema de gran jurado arcaico e ineficaz que puede atar a los testigos y los abogados defensores durante horas, incluso días), y si no se enfrentasen a la amenaza de que antecedentes penales anteriores y sin relación se señalarían a la atención del jurado por los fiscales más interesados en la obtención de una acusación que en que se haga justicia.

Tampoco la sustitución del sistema del gran jurado por audiencias preliminares presididas por los mismos jueces cínicos (ex fiscales a menudo) preservan los derechos de los acusados. Enfrentados a los testimonios contradictorios de la policía y el acusado en las audiencias preliminares llevadas a cabo todos los días en los Juzgados de lo Penal y la Corte Suprema de Nueva York, estos jueces en la mayoría de los casos encuentran más creíbles los testimonios de la policía.

El Juez Wachtler recientemente vio denegada por la administración del gobernador Mario M. Cuomo su solicitud de aumento de los sueldos judiciales y contratación de más jueces. Ahora parece querer una transferencia de fondos mediante la eliminación del sistema del gran jurado. Sería una gran injusticia hacia los que se enfrentan a la acusación, suprimir su primera línea de defensa mientras se aumentan los fondos del propio sistema contra el cual su necesidad de defensa es tan evidente.

Bill Mantlo

Nueva York, 06 de enero 1990

(Fuente)