Una casa no es un hogar

Carnes de membrillo [Editoreando 2.0] Hueso de Sustanciero

Buscamos gente sana por fuera y por dentro, verdaderos donetes del peti suisse comiquero con ganas de contarse algo relacionado con el Bill Mantlo o cualquiera de sus personajes (hasta los Micronautas de Recerca). Lo peor de entre los bollycaos nos sirve también.



Medio staff editorial al completo despierta la tarde deseando a nuestros lectores ¡Felicidad y Rebajas! Como a los romanos del circo.
Solo vuestra última avalancha de cartas y comentarios entre la que dificultosamente echaron horas camareros y psicoterapeutas del rubí envolviendo los bocatas de fin de año nos mantuvieron despiertos. Esta mañana hielo, cava, dos limones pelados sin pepitas y mucho helado de limón, nos sostienen en pie. -Sorbete en vaso de Grial, un mejunje de semidioses.- Eso, y la ayuda de Ulises, nuestro portero de finca, que se marchó a su casa sin acercarnos el mando a distancia del televisor, y al que habíamos pedido que nos asegurara con duros amarres de cabello de ángel a nuestras sillas giratorias poco antes de las campanadas. ¡Ojalá los polvorones se te hagan piedras sobre los alveolos, Felipe Ulises, muchacho!
Bueno, ya que estamos aquí y la cosa todavía durará un rato si Telecinco así lo quiere, y mientras Sanidad esté a otra cosa, aprovechemos para dar salida a una de las secciones y espacios preferidos por nuestros abonados (preferido, solicitado, demandado, claudicado, perdido, hundido... una expresión muy utilizada por nuestro editor para tirar con lo que haya más a mano). ¡Ahí va uno de mortadela!


Hola, me llamo Raulito, y quisiera felicitaros por mantener durante tanto tiempo vuestra revista en los quioscos. Con fecha alterna del quince al día treinta y uno, a pesar de que aquí en provincias lo tenemos más difícil, como sabéis, cada mes es una cita a la que no puedo faltar. Yo y mis amigos del Hostianato del Belén Masónico de bronce pensamos que no hay nada mejor que vosotros fuera de las insulsas webs y blogs e iPods, solo la Teleindiscreta superheroica y El eco taurino de Avalón alcanzan un nivel semejante en cuanto a deleite sonoro e información de la gorda.

Raul Fresco Domingo

Raulictus puedo asegurarte que siempre es un placer recibir misivas tan grandilocuentemente inteligentes y bien tensadas. Es un privilegio, PRI-VI-LE-GIO, saber que gente tan joven puede apreciar la crítica fina y de guión con la que se ata a los AR-TI-CU-LIS-TAS en esta tu casa. En cuanto a nuestra revista... Nos gustaría que tú y tus amigos nos enviarais una, no importa el número, pues hasta ahora no sabíamos que tuviesemos ninguna publicación presente en librerías especializadas, quioscos u otros albergues del tabaco de a céntimo.
Raulhipo, hijo mío, tus riñones son ya los nuestros.


[EDITA Y REDIENTA]























La franquicia del dolor Vertice y su sucursal Surco, dos de los estandartes editoriales más recordados por los abuelos del tebeo de superhéroes aquí en la España. Publicaciones del pañal por las que hoy pueden pagar precios de escándalo quienes aún las aman como a niños, y cuyos aspectos sociológicos fueron recogidos ampliamente en Team Triumph. Si algún lector extranjero quiere disfrutarlas, para seguir la curiosidad no tiene más que tomar los links fin de post.

Otra vez presente en un tebeo de Bill Mantlo, la Santa continuidad marvelita. Un polstergeist de Stan Lee y Steve Ditko, según leo amartillando la de San Google [link]--() Silver Age Comics.
Rom huye por los aires, con Steve y Brandy, de un lado o del otro, ya acabaremos tirando con ese hilo hasta colgar el cordel al clavo otro día. Lo más interesante del episodio es la indefinición de los límites de este ser maléfico; intercambio confuso entre lo material y lo inmaterial, una casa en mitad del bosque que creyendo deshabitada Rom intenta utilizar como refugio para sus compañeros humanos. Aunque muy pronto desde el crujido de la puerta al abrirse por sí sola al interés de Steve y Brandy por dos objetos como la lámpara de gas, que logran encender, y la chimenea (extensión del transcurso entre dos mundos), desafortunadamente, sin leña, preludian la doble transferencia del mal que los aguarda.
De forma demasiado rápida,
caen dormidos y el caballero del espacio registra la memoria del lugar, como en un sueño, calibrando imágenes de una figura que es capaz de rebelar con su presencia la verdadera naturaleza del hogar monstruoso. Brazos de vapor y muros cobran vida, hablan de una carga de tristezas y pecado, sufrimiento y dolor, almas y sombras de un espacio menor llegado desde el otro lado para perturbar la inconsistente seguridad del mundo físico. ¿Cómo terminará?

Creo que podría ser uno de los episodios que cimentaron la fama del personaje entre los lectores de la piel de tordo hasta años después de su regreso como complemento de la colección franquiciada de Ediciones Forum de los malditos Transformers -ya sabes que nunca tuve uno-. De un gusto dulce, parece contemplarse como un diorama en el que el trío de contrayentes amorosos intenta
marcar su individualidad haciendo surgir sobre la sombra de los techos una cuarta entidad a la que transferir sus propios males.








_______________

House of shadows
_______________


Catálogo online de la revista web sobre historieta TEBEOSFERA:

Rom El caballero del espacio
[link]--() Surco

Rom
[link]--() Vertice

No hay comentarios: